miércoles, 7 de marzo de 2012

Den Sute-jo (1633-1698)

En el agua
teme a su reflejo
la luciérnaga.

...
 
Mañana nevada.
Por todas partes
huellas de zuecos.

...


Junto al estanque
se detiene la brisa
cerezo en flor

...


la luna parece más confortable
en el cielo, cuando la ves
a través de la persiana de bambú.

...


la rama del ciruelo en flor-
la fuerte fragancia
del señor que amo.

...




Mirando el espejo de agua,
el sauce del río
dibuja sus cejas

...
 
Verano.
A través de la nubes
hay un atajo a la luna.

...


Giro en mi cama,
primero acaricia mi corazón
la orquídea de Valle.

...
 
Ni una sola hoja
No duerme ni la luna
En este sauce 

...


adornada con gotas de agua
de la regadera, una brillante
azalea princesa

...


la floración de anoche
perdura en la mañana-
nieve en los árboles.

...



Lo hace la flor.
Simplemente enseña al mundo,
la lozanía de la cereza

...


La mariposa,
tan distinta y tan indistinguible
de una flor 

...

¡Ah qué delicada!
La piel de la mujer
la piel que esconde

...

Hongos del pino,
vivir mil años
en un otoño

...

Acostumbrándome a las dificultades,
un crisantemo silvestre
en la nieve.

...

  Mirar como si no
tuviera nada en mi mente.
Tarde de otoño

...



Den Sute- jo (1634-1698) fue discípula de Basho y creó su propio estilo donde el principio
 " Uno con la naturaleza " creado haikus de exquisita belleza y armonía.
                                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario