jueves, 21 de septiembre de 2017

Notario de la naturaleza, Vicente Haya



Notario de la naturaleza


 “La condición de notario de la Naturaleza que adquiere el poeta de haiku es fundamental. 
El haiku debe ocurrir ante el poeta. 
No puede ser imaginado ni elaborado en abstracto; el haiku no es elucubración, no es arquitectura de la mente humana. 
Sólo pretende plasmar la existencia tal como es para transmitir así su misterio sin tener que explicarlo.” 

-Vicente Haya

Extraído del prólogo del libro . 150 haikus inmortales de Vicente Haya




Fuente:
http://haikuenaragon.blogspot.com.es

Haikus de Tan Taigi 炭太祇 1709 -1771



Tan Taigi se hizo famoso a través de Masaoka Shiki, que valoró sus haiku.
 Poeta de haiku de la mitad del período Edo. A la edad de 40 él hizo un sacerdote en el templo Daitoku-Ji 大 徳 寺 真珠 庵 en Kyoto. Más tarde, se alojó en una ermita llamada Fuya-An 不 夜 庵 (Hermitage sin noche) emigró a  Shimabara 島 原 遊 en 1748 y vivió como  amigo de Yosa Buson.
Le gustaba socializar y beber sake y solía decir:

"Cuando rezo a Buda escribo haiku.
Al orar a los dioses sintoístas escribo haiku."

Debido a su consumo intenso de alcohol sufrió una hemorragia cerebral y murió en el año Meiwa 8. Fue enterrado  en el templo de Korin-ji en Kyoto.





Inu o utsu
ishi no satenashi
fuyu no tsuki

犬を打つ石のさてなし冬の月

Ni una mala piedra
que tirarle al perro...
Luna de invierno.

-(Trad. Vicente Haya)


***


El haiku no estará obligado a representar ninguna clase de valores morales. A veces los orientalistas o los predicadores de las religiones que proceden de Oriente han querido atenazar el haiku dentro de las rígidas reglas de una estética que respondiera al orden de sus propios valores. Pero el haiku es una expresión libre. Nada lo obliga más que su propia ley interna; como le ocurre al fuego o al agua. 

En este caso, el poeta, que no es un ente de razón sino un ser humano real, está buscando una piedra que tirarle a un perro que le molesta. Si nos liberamos del punto de vista religioso, nos daremos cuenta de que no es necesariamente un acto de desarmonía pretender hacer callar a un perro que nos incordia en plena noche tirándole una piedra. Sobre todo, con la alta probabilidad que hay de no atinar y hacerle daño, sino simplemente asustarle para que se calle. El poeta para ser parte del Todo tiene que comportarse con naturalidad dentro de él. Cierto autodominio emanado de las normas de la educación social, o de la conciencia de los propios actos que predican las religiones, es legítimo; pero nadie le pide al poeta de haiku la condición de santo. El poeta de haiku no podría sospechar en la vida que serlo le exigiera como coherencia el sacrificio de sí mismo en aras de una idea pseudo-oriental de armonía cósmica. El sí mismo deberá desaparecer a fuerza de placer, a base de dejar entrar el mundo en uno, no dinamitándose en la realidad a la que se pertenece. Hay haikus en los que el poeta desearía talar un árbol para poder ver las lejanas montañas, o se queja de lo ruidosas que son unas cigarras hasta el punto de escribirles un haiku-amenaza, o matando moscas le vienen unas terribles ganas de exterminarlas todas de la faz de la tierra... No estamos ante una sensibilidad blanda que se presente siempre coherente, una propuesta moral concebida en el laboratorio de las ideas, sino de seres humanos que pertenecen plenamente al mundo de lo material, hombres y mujeres que -como norma general- se mueven con delicadeza y respeto por el mundo, como si se lo hubieran permitido usar sin que fuesen a poder considerarlo suyo, pero en el que tampoco están como seres extraños, con “complejo de inferioridad”. Cuando tienen que intervenir, actúan con la misma licencia con que lo hace el resto de la Naturaleza.

En este haiku de Taigi, sin embargo, la luna actúa de freno al nerviosismo irreflexivo del poeta. Partiendo de lo prosaico, de lo extremadamente humano -demasiado humano- de salir a buscar una piedra para ahuyentar a un perro que no le deja conciliar el sueño, el haiku nos lleva a una preciosa luna de invierno, que pasma al poeta y le detiene, y le interroga sin reproches. Va buscando una piedra y encuentra una luna. Y una cosa es tan natural como la otra, sin heroísmos ni falsos méritos.

http://blogs.periodistadigital.com


*

Yo las barría,
y al fin no las barrí:
las hojas secas.


-Trad. Antonio Cabezas

*

Primer amor.
Se arriman al farol
cara con cara.


-Trad Antonio Cabezas

*

Noche de otoño.
Me pregunto y respondo,
débil de alma.


-Trad. Antonio Cabezas

*

Tobu hotaru
are to iwan mo
hitori kana

Luciérnaga en vuelo;
¡mira iba a decir, pero
estoy solo!

-Trad. Fernando Rodriguez Izquierdo


*


"Dique de bambú cerca del puente Kyōbashi"
Pint. de Utagawa Hiroshige  歌川 広重 
(1797-1858) 


Hashimori to katarite
tsuki no
nagori kana

橋守と語りて月の名殘かな


Estaba charlando
con el guarda del puente…
¡La despedida de la luna!


un haiku con muchas traducciones posibles y distintas. La dificultad reside en los siguientes puntos:
1) Por una parte, no sabemos quién es el sujeto de kataru (charlar). Lo más sensato es que sea el poeta el que habla con el guarda del puente. Aunque, gramaticalmente, podría ser la luna la que conversa con el poeta. Esta segunda interpretación, a nuestro juicio, personificaría innecesariamente a la luna; sería una interpretación extraña y excepcional en la poética del haiku:

La luna y el guarda del puente
Conversación en la noche
Y, por fin, el adiós

Vamos a dejar de lado esta posibilidad, y a quedarnos con el sujeto más convencional: el poeta.
2) Por otra parte, está el nagori. Nagori podría ser el “adiós” del poeta que ha estado hablando toda la noche con el guarda. En ese caso, la cesura métrica debería ser un 9-3-5 sin concesiones: Hashimori to katarite / tsuki no / nagori kana, y una traducción libre del mismo sería:

Charlando con el guarda del puente
una noche con luna
hasta que nos despedimos

Evidentemente, el haiku en este caso perdería una gran parte de su potencial poético. Es más probable que nagori afectase a la luna (tsuki no nagori). Si fuese así, la cesura métrica que con más probabilidad le habría dado el poeta sería la misma (9-3-5), aunque legítimamente pudiera forzarse el haiku en dos versos de 9-8 Hashimori to katarite / tsuki no nagori kana. En cambio, la traducción sí sería muy diferente, y tendría tres variantes:

A) tsuki no nagori, “el adiós a la luna”, puede ser interpretado como la última luna llena del ciclo anual (la última luna de otoño)
B) tsuki no nagori, asimismo puede referirse a la luna a punto de desaparecer al alba
C) Por último, los diccionarios japoneses “de las palabras antiguas” nos hablan incluso de una tercera acepción para ese tsuki no nagori: esa luna que hace dos días fue llena y ahora comienza a dejar de serlo, tomando una forma abombada.
Por tanto, tres nuevas posibilidades. Siempre en traducción libre, para que se entienda mejor la diferencia entre ellas:

Charlando con el guarda del puente,
me despido de la luna llena
hasta el año que viene


De conversación con el guarda del puente
La luna acaba ocultándose
para dar paso al alba


Hablando con el guarda del puente
¡Lo que queda de lo que fue
una luna llena!

Respecto a la clasificación de este haiku, es tan enigmática como su traducción. ¿Querría contarnos el poeta que estuvo toda la noche hablando con el guarda del puente y que acabó viendo cómo la luna “se despedía” de él? ¿Querría tal vez decirnos que la conversación le había impedido contemplar la luna más hermosa del año? ¿O que estuvo toda la noche en compañía de la luna y de su amigo sin que la charla fuera un obstáculo a la contemplación? ¿Se trataba de la última luna llena del otoño, o una luna que va perdiéndose en el horizonte al terminar la noche, o una luna deformada después de haber sido luna llena hace tres días? Casi todo, por tanto, son dudas. Tenemos, no obstante, algunas sospechas de lo que pudo –y no pudo- haber ocurrido. No creemos, por ejemplo, que fuera el guarda el que estuviera a solas con la luna, porque entonces estaríamos forzando a esa luna a hablar (kataru) con el guarda. Tampoco parece que el nagori sea una despedida de los que han estado hablando, sino algo relativo a la luna.

Nos inclinamos a pensar que este haiku resalta la angustia del poeta por el nagori de la luna y que dicho sentimiento se enmarca en un tipo de sensibilidad antigua, de calendario cíclico, donde cada día muere la luna al alba y cada año muere la luna llena tras el 13 de kugatsu (el noveno mes del calendario lunar). Las lunas llenas que habrá hasta el próximo 13 de kugatsu serán pálidas sombras de esta luna. El motivo poético con más pathos de este haiku es la muerte de la luna. Pero no creo que Taigi lo concibiera con tanta fuerza, porque Taigi no es Bashô ni Santôka, sino un maestro especializado en el haiku de jinji [asuntos humanos].

Aprendemos ahora a saborear lo inconcreto, la belleza de lo indefinido, cinco haikus en lugar de uno, la destrucción de la lógica que dicta que una cosa no puede ser su contraria. Traducir haikus es un ejercicio de humildad. Los traductores sólo conocemos con certeza las posibilidades de lo que queda recogido en el haiku. Es decir, la imposibilidad de la certeza.

http://blogs.periodistadigital.com


*

La viajera
extrema su elegancia
hasta lo odioso.

-Trad. Antonio Cabezas

*

Nagaki hi ya
me no tsukaretaru
umi no ue

長き日や目のつかれたる海の上


Durante todo un largo día:
Mis ojos están agotados
de estar posados sobre el mar

-Trad. Vicente Haya.

Cuando nos quejamos de haber mirado demasiado tiempo la inmensidad del mar. Según nuestro modo de entender, no es un  haiku de verdadera contemplación. Ha dado una vuelta de rosca de más al proverbial amor por la Naturaleza de los japoneses, y nos encontramos de hecho con un poema en los que a fin de cuentas la Naturaleza llega a doler o a cansar al que está ante ella fingiendo que está dentro de ella.
El verdadero místico-poeta no es un adorador de puestas de sol, como tampoco de la luna llena, ni del mar, ni de los cerezos… Cada cosa en concreto es poco para su corazón infinito. Porque el verdadero haijin lo adora todo. Es la red invisible tejida por los seres con su mera existencia, y no los seres en sí, lo que le fascina.
http://blogs.periodistadigital.com


*

sore-zore no   hoshi arawaruru   samusa kana

  Grandes y chicas
aparecen estrellas
dentro del frío

-Trad. Antonio Cabezas

*

aki no yo ya   himôn ito no   ki no yowai

Noche de otoño
me pregunto y me respondo
débil de alma

-Trad. Antonio Cabezas

*

飲 き り し し の の の の の の 散 散 散

Nomikiri shi tabi no hi kazu ya koojusan

Muchos días en la carretera
con nada dejado nunca más -
Mi medicina de verano


-Trad. Gabi Greve


*

uguiusu no   koe sede ki keri   koke no ue

sobre el musgo
sin que se oiga,
la voz del ruiseñor que vino

-Trad. Vicente Haya


*





furakoko no
eshaku koboruru ya
takami yori

Desde lo alto,
mientras se columpia,
manda saludos.

*

Shakuyaku no
zui no wakitatsu
hinata kana

芍薬の蘂の湧きたつ日向哉

¡Los pistilos de las peonias
levantados, excitados
a la luz del sol!

-Trad. Vicente Haya.

Audaz relación ontológica detectada por el haijin es la que conforma "sol-sexualidad". 
La sexualidad como efervescencia de vida, como ansia de perpetuación en la vida.

http://blogs.periodistadigital.com

*

Kawa sumu ya
ochiba no ue no
mizu go-sun

川澄むや落葉の上の水五寸

El río se trasparenta.
Sobre un fondo de hojas,
una cuarta de agua

-Trad. Vicente Haya.


El haiku es la fidelidad que debemos a la vida. Es lo que capta la realidad con palabras. No es literatura; no es pensamiento. Es la palabra del ser humano cuando éste es una criatura más de la existencia, una criatura como otra cualquiera con su particular forma de expresión, igual que la rana croa, el caballo relincha o el lobo aúlla. El ser humano hace haiku. Y para captar la realidad es imprescindible la exactitud.

El fondo íntimo de este haiku –parece evidente- son las hojas caídas, hojas que pueden verse con toda nitidez en el lecho del río en disposición cuidadosamente desordenada. Para el poeta, en esta ocasión, el agua no es vista como factor del deterioro de las cosas, sino al contrario: esas hojas caídas, en el seno del agua, están en ella como preservadas; todavía más, resaltadas en sus colores y en sus siluetas. Aunque para eso tengan que soportar sobre ellas el peso de “unos quince centímetros de agua ” mizu go-sun, en castellano coloquial, “una cuarta de agua”.

El entendimiento occidental del haiku a veces excluye por incomprensibles algunos excelentes, o bien trata de disfrazar “literariamente” los versos más comprometidos. Un texto en el que se hable de los centímetros de algo para nosotros está más cerca de lo científico que de lo literario (pensando -como hacemos- que el haiku es literatura). Sin embargo, para el japonés entra dentro del prurito de exactitud en reflejar aquello que a uno le ha impresionado. No es en absoluto lo mismo si sobre ese fondo de hojas hay diez, dos metros de agua o una cuarta; la escena cambia, la impresión cambia. Y no hay forma de describirla si no se nos permite determinar los componentes esenciales de lo que nos ha impresionado.

http://blogs.periodistadigital.com


*


それぞれの星あらはるゝ寒さかな


Una a una van apareciendo
las estrellas...
¡Qué frío!

-Trad. Vicente Haya.

*

Shizumareba
nagaruru ashi ya
mizusumashi

しづまれば流るゝ脚や水馬


Cuando el río se amansa
las patas de las arañas de agua
fluyen por su superficie

-Trad. Vicente Haya.


El orden no impide, más bien al contrario está compuesto por, la alternancia de los opuestos. Textualmente, este haiku dice: “Cuando se tranquiliza / fluir - patas: / mizusumashi”. Se hace necesaria, pues, proyectar sobre él una imaginación capaz de cubrir los excesivos silencios del poema original. El sentido que nos parece más probable es el apuntado en nuestra traducción, pero gramaticalmente habría alguna otra posibilidad legítima de traducción.

¿En qué consiste la dificultad de este haiku? En que se compone de cuatro palabras. Cuatro palabras para describir una escena del mundo natural en la que podemos ver a unos pequeños insectos con aspecto de araña (en realidad son coleópteros) que se deslizan por encima de la superficie en calma del agua. Insectos que fluyen sobre un agua quieta. Estos son los dos polos internos de este haiku. Por una parte la tranquilidad del agua, necesaria para que se puedan ver estos insectos y para que ellos se comporten según su naturaleza, y de otra parte el fluir, en este caso no de agua sino “de insecto”. Shizumaru (“estar en calma”) y nagaruru (“fluir”) son los dos trozos de sílex que al frotarlo hacen saltar la chispa en este haiku.

Hay un “guiño” que hace el autor al lector más curioso en el nombre del insecto. Mizusumashi significa –literalmente- “imita al agua”. Por qué los japoneses cuando quisieron nombrar a este insecto recurrieron al verbo sumasu nos ha dado mucho que pensar: en qué podía este insecto “imitar” al agua. Desde luego, no porque se identifique en su transparencia con el agua como la medusa o algunos pececillos (los shirauo). Creo que la respuesta está en el mismo haiku: en la capacidad de este insecto de “fluir”. Normalmente, el verbo nagareru (arcaico nagaruru) sólo se emplea para el discurrir del agua o las nubes, exactamente como en castellano el verbo “fluir”. Pero en este caso, puede decirse –el poeta lo hace- que estos insectos son «el fluir que tiene el agua... cuando el agua no fluye».

¿Hay algo más? Quizá sí. Siempre lo hay (Aunque no siempre sabemos si estamos acertando con eso más que decimos encontrar en el poema). Podríamos añadir, y tal vez no fuera sacar las cosas de quicio (todavía más conociendo al autor) que este haiku es para el poeta una escena “divertida” de la naturaleza: unos insectos gozando de su ir y venir, como patinando por encima de la superficie del agua. La quietud del agua, tan cara a los hombres del zen, no ha sido respetada por aquellas criaturas que pertenecen a la propia Naturaleza; ésos que no son sus contempladores vocacionales ni tampoco van de visita ocasional, aquellos que –simplemente- son naturaleza. Y hacen con ella lo que les place; y si quieren, hasta rompen su “belleza”. Unos cuantos insectos aprovechan que el agua está como un espejo para hacer su deporte preferido: deslizarse sobre ella.

http://blogs.periodistadigital.com

*

欺いて行きぬけ寺やおぼろ月

Azamuite
yukinuke-dera ya
oboro-zuki

Contando una mentira,
atajo por medio del templo…
La luna con un halo de niebla


-Trad. Vicente Haya.


Sin naturalidad no hay haiku. Sin que la vida brote en nosotros y desarticule nuestro mundo de palabras usadas, volvemos a encerrar nuestra palabra en la cárcel de los convencionalismos estéticos.
El haiku nace en el siglo XVII como una renovación radical del lenguaje poético. En él se pueden incluir expresiones de la vida cotidiana, palabras vulgares, refranes…, y -desde luego- cualquier clase de declaración directa sobre cómo ocurrieron las cosas que tratamos de reflejar:
El poeta se presenta a sí mismo cruzando un templo a costa de una argucia, abriéndose paso por entre la inocencia, engañando al guarda del templo. Un templo del que sólo sabemos que es budista (o-tera) y que interfiere el camino en línea recta de Taigi (yukinuke-dera). Vemos al poeta caminando por él, después de “mentir”, “canturreando”, “silbando” en la noche –azamuku significa todo eso- y va a ser justamente en ese lugar, en ese tiempo, donde le sobrevendrá la cercanía con la existencia que producirá el haiku. El propio poeta no imagina a dónde va a llevarle este atajo que ha tomado. Estamos donde está él y con su misma ignorancia. Taigi nos lleva al lugar y lo recorremos de su mano. También nosotros nos hemos visto obligados a decir una mentira –o al menos a ser cómplices mudos de la falsedad- para entrar.

Para comprender el haiku, para paladear ese encuentro furtivo con la luna en mitad de un templo, debemos ceñirnos a la mentira como clave de paso. El éxito de Taigi es no haber eliminado su malicia de la experiencia de belleza que luego tuvo. No bastaba con decir: “Atajando por en medio del templo, una luna en neblina”, y añadirle cualquier otro ingrediente de la belleza del momento… (¡Quién sabe cuántos otros elementos había allí mismo para haberlos incluido en el haiku sin causar la menor estridencia en el lector..!). El poeta cree necesario, y ahí está el punto de genialidad, añadir a la escena la estratagema que le llevó a ese instante de inmitidad con la luna. No para confesarse ni para culpabilizarse; simplemente, para hacer que la escena esté completa tal como fue en la realidad. Luna, niebla, atajo, un guarda de templo inocente, el cansancio o la necesidad de no dar un rodeo,… y una argucia. Esos son los elementos de la escena, y por eso mismo también del haiku. La picardía de un poeta y la credulidad del que guarda la puerta del templo dan lugar a la contemplación de la luna. Lo que no sabe Taigi es que esa inocencia del guarda del templo -que le permite atajar por él- es parte de una estrategia. El mundo utiliza nuestras mentiras para verse a solas con nosotros en momentos privilegiados.

http://blogs.periodistadigital.com


*

初恋や
灯籠によする
顔と顔

 hatsukoi / Toro como yosuru / Kao Kao

primer amor 
cerca de la linterna 
cara a cara

*

mireba kesa 
kochira muketaru 
Kakashi kana

Esta mañana, justo en el momento que  miro,
Se vuelve hacia mí
el espantapájaros


*


Caligrafía de Taigi


*


飲 き り し し の の の の の の 散 散 散

Nomikiri shi tabi no hi kazu ya koojusan

Muchos días en la carretera
Con nada dejado más -
Mi medicina de verano

-Trad. Gabi Greve

*

chiri wa mina  sakura narikeri  tera no kure

Hoy la basura
son flores del cerezo.
Tarde en el templo

-Trad. Antonio Cabezas

*

kan ya Getsu 
waga Iku Hitori 
Hashi ningún oto

Luna fría,
camino solo
por el ruidoso puente 
-
la luna es fría.
El puente resuena
cuando lo cruzo en solitario

*

Yama ya Giri 
Miya o Sugo Nasu 
Hora ningún oto

bruma de montaña - 
el guardian del santuario
hace sonar la caracola

*

mushi boshi ya 
nikimi wo samasu 
matsu no Kaze

sopla el viento,
el frío desenvaina
la corteza de los pinos

*

Amaki ka wa 
nan no mo Hana zo 
Natsu Kodachi

Dulce fragancia,
pero  ¿de qué  flor es?
un bosquecillo de lilas en verano
_
Olor a incienso
o ¿quizás es de flores?
bosque de lilas en verano

*

Neru ni Yane 
nushinashi neko ya 
Haru no ame

durmiendo en el tejado.
Ningún gato errante
bajo la lluvia de primavera

*





En memoria a  Tan Taigi 炭太祇 . 

さ が 祗 忌 し し り り り

Sagaribana saite Taigi-ki shuushikeri

Una flor tropical
Con flores colgantes -
Memorial del día de Taigi


-Trad. Gabi Greve

*

寒食 ぐ ぐ る 虫 虫 虫 虫

Kanshoku ya kamado o meguru aburamushi

Comida fresca -
Cucarachas buscando
alrededor del hogar

*



Festival del Santuario de Fujimori 藤森 祭



下手乗せて馬もあそぶや藤の森 

gete nosete uma mo asobu ya Fuji no mori


Con un jinete no calificado
Incluso el caballo puede divertirse -
Festival de Fujimori



***

"El viento del Este " - 
dijo el maestro y el discípulo, 
y siguieron caminando. 

*

Nieve en los bambúes. 
En el pueblo mínima esperanza 
de esta primavera. 

*

temblando entre  llamas: 
los estambres de peonía 
 bajo el sol 


-Trad. Alexander Greguss


* **

Yamaji cometa muko jooka ya no Kazu Tako

sobre el paso en la parte inferior
una ciudad fortificada,
y bandadas de cometas



Jardín del templo Daitokuji – Kioto



月 と 日 な な る る 夏 書 か な

 Luna y Sol
se convierten en las manos del hombre -
Copiando sutras en verano.

*

口 坊 坊 坊 坊 坊 坊 坊

 Para la apertura de la jarra de té
hay visitantes durante la noche -
Refugio de montaña.

***


草 た た た る 夏 祓

Kusa no a ti tatami kaetaru natsu harae

Puerta de caña
el tatami cambiado para 
la purificación de verano

-Trad. Gabi Greve

*

松明 行 乞 行 よ る る の 嶺

Taimatsu ni amagoi-gyoo ya yoru no mina

Rituales de lluvia
a la luz de las antorchas -
Los picos de montaña en la noche

-Trad. Gabi Greve

*

御 僧 の 手 拭 拭 拭 拭 拭

Gosoo no sono tekagita ya ominugui

El olor de las manos
de los honorables sacerdotes -
Limpiar la estatua de Amida

*


太祇馬提灯図
早稲田大学會津八一記念博物館
富岡コレクション

"Taigi y Buson en medio de una tormenta"
Pintura de Yosa Buson 与謝蕪村
1716-1784

El vínculo de Buson con el poeta Tan Taigi (d. 1771), que le enseñó espontaneidad en los versos, 
es evidente en el haiga, Taigi y Buson en una tormenta, (1777).
Un esbozo para celebrar su camaradería en el séptimo aniversario del fallecimiento deTaigi.
Este último se aferra asu paraguas volado de adentro hacia afuera, con un zueco que se le cae, 
mientras que Buson agarra el suyo  medio cerrado, ambos resistiendo a los elementos.



Fuentes:
http://blogs.periodistadigital.com
http://akikazeakizuki.blogspot.com.es/2017/04
http://www.chichinpuipui.fr/archives/
http://haiku.foroblog.net
http://nekojita.free.fr
https://wkdhaikutopics.blogspot.com.es/2009/08/tan-taigi.html
https://terebess.hu/haiku/koltok/taigi.html
http://albertocane.blogspot.com.es/2007/06/tan-taigi.html



SAKURA: Cerezos en flor haikus






un día más 
me paro en el camino. 
cerezo en flor 

-Elías Rovira
(08/Abr/2011, El Rincón del Haiku)

*

Sendero arriba; 
el sabor de las cerezas 
bajo la sombra

-Xaro Ortolá-destellos
(18/Jul/2013)


*


Camioneta al sol... 
los bostezos del joven 
que vende cerezas

-Mary Vidal
(28/Feb/2014, erdh)


*




sábado, 26 de agosto de 2017

Un silencio que huele a musgo: Vicente Haya



Unas líneas sobre mi vida en un templo zen de Nagasaki, 
por Vicente Haya
(12 de Julio 2010)




Un silencio que huele a musgo:

El lugar donde se encuentra Kôfukuji es verdaderamente excepcional: rodeado de cientos de miles de tumbas bajo la montaña Kazagashira, en la calle de los templos, imposible de determinar en qué punto de la frontera entre lo vivo y lo muerto. Dentro de los terrenos de Kôfukuji, y ya entemetidas entre las tumbas, hay unas pocas casas; casas de gentes silenciosas hasta donde no puede imaginarse, seres humanos que ya son budas. El tiempo pasa eterno: Allâh se muestra. Un gato sin cola se desliza bajo la ventana, sin darse cuenta de que lo observo; el mundo al revés: el mundo como siempre debí haber estado en él. Imperceptible. Casi cualquier acción humana, casi cualquier pensamiento, rompe la armonía. Los seres humanos dejan de ser rentables para la sociedad de consumo, como Hôsai:


豆を煮つめる自分の一日だった

Mame o nitsumeru jibun no ichinichi datta

Hervir las semillas de soja.
Eso fue lo que hice
en todo un día.


Los yines, los genios y los shaitanes se han quedado abajo en la ciudad, en la otra punta del río. Excepcionalmente, alguno llega hasta los templos pidiendo compasión y el abad Matsuo los cura. 
El otro día, un extranjero de cara sonrosada asomó la cabeza por mi ventana mientras yo rezaba ante el bambú. Me asusté; no dije nada. Buscó una palabra en japonés para decirme. Finalmente, balbuceó: “almeja”. Me encogí de hombros y cerré los ojos. 
No tenemos la obligación de entender todo lo que ocurre. Pero sé que sólo los yines odian la intimidad y miran dentro de las casa ajenas. Se fue con su ruido y seguí rezando en el bambú.

Pint. Shiro Kasamatsu 笠松紫浪 (1898-1991)
"Bambú en verano del 1954"

Satán es el ruido. Por eso no podemos quejarnos del silencio de Dios. Aquí su silencio que huele a musgo. Tiene entremezclados algunos sonidos, que también son silencio: 
Un anciano a lo lejos cava unas estacas en la tierra, el bambú se roza al viento, el sonido lejano de niños que juegan junto al río, las gotas desiguales de la lluvia, el milano reclama su comida, una escoba barriendo hojas secas…, nada, nada, oír el lento crecimiento de las cosas, vivas y muertas. A cada kilómetro un árbol centenario hunde sus raíces entre las tumbas, como si se nutriera del silencio de todos nosotros, una pobre comunidad de vivos y muertos en la que los vivos estamos en clara minoría.

En cierta ocasión, una mujer mirando a las tumbas me dijo: “Ellas te protegen”. 
Es verdad que aquí te sientes protegido, sin hacer nada. En agradecimiento, subo al caer la tarde a pedir por los difuntos. Cuando un amigo japonés me preguntó a qué subía, le dije: Hotoke no tamé tanomimasu. En seguida me dí cuenta de que esta frase es ambigua, pues no sólo significa “Pido por los muertos”, sino también “Pido por el Buda”. Y me autocorregí: “¡Qué tontería he dicho! Pedir por el Buda…” (esta vez usé una palabra para “Buda” que no era equívoca: Shakka). 
«El Buda –me contestó mi amigo- necesita que pidamos por Él». Hotoke no tamé tanomimasu, en japonés antiguo, también significa: “Gracias al Buda puedo pedir”. Las palabras, cuando sumadas conforman un silencio, nos sitúan más allá de donde creíamos que nos llevarían. Ese silencio no es un no-decir, sino una forma distinta de nombrar las cosas. Es verdad que nuestras revelaciones en Occidente son palabra. El Dios que se comunica con nosotros necesita la palabra para mostrar que la conciencia no debe llenarse de palabras. 
En Oriente, la Revelación es sin palabras porque aquí la gente tampoco las necesita. A este decir sin decir de los japoneses le llaman el “arte del hara”(haragei), el arte de hablar con las tripas. Nuestras categorías occidentales no sirven aquí; las categorías de aquí no sirven allí. Aún recuerdo al Padre Masiá en Comillas diciendo con una sonrisa: “Cuando encuentres al Buda, mátalo”, y también recuerdo la cara que puso el Rector de Comillas al escucharlo. Oriente nos obliga a replantearnoslo todo. Los jesuitas de Japón lo saben bien. Decía el Padre Pitau, hablando del Padre Enomilla-Lasalle, ambos jesuitas: “No es que no crea en los dogmas… ¡Es que no cree en el principio de no-contradicción!”. Sin la lógica de la Verdad, el creyente occidental se siente perdido. Oriente es una reeducación para todos nosotros. Una reeducación que no necesita de palabras, de verdades ni de dogmas. 
En tres meses, el abad del monasterio zen de Kôfukuji no ha pronunciado en mi presencia ni una sola vez la palabra “zen” ni me ha explicado absolutamente nada de aquello en que cree.



Pint, de kawase Hasui (1883-1957) Templo Kōfuku-ji  興福寺 
Pagoda de Kofuku " Lluvia en Nara"

Kōfuku-ji 興福寺 Es uno de los  siete grandes Templos budistas más poderosos dentro del budismo en la ciudad de Nara, Japón.
 El templo es la sede nacional de la escuela Hossō y es uno de los ocho monumentos históricos de la antigua Nara inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.


Hay un sinnúmero de razones por las que un creyente puede necesitar pasar una larga temporada en un templo japonés. El hastío de los dogmas y las verdades a las que a veces reducimos nuestras tradiciones espirituales puede ser una de ellas. Pero, para mí, la verdadera razón es haber encontrado un lugar donde se me hace cercana y cotidiana la intimidad con los muertos. 
Antiguamente, los sufíes seguían la vía de los muertos, y se iban a vivir a los cementerios. Necesitamos conocer todas las formas de la cortesía para que el mundo nos permita entrar en su seno. La cortesía con los vivos es diferente de la cortesía con los muertos. Ellos te enseñan otro modo de estar. A los muertos es imposible engañarlos. Al igual que ellos no son lo que creían ser cuando vivían sino que son lo que hicieron, ante ellos tú eres lo que haces. Y, si no aceptan lo que eres, te expulsan. Tratar de vivir en un templo budista no tiene sentido. A los templos budistas no se viene a vivir. Se viene a morir, o se viene porque de alguna forma estás muerto. Buscas la muerte para encontrar la resurrección.







http://blogs.periodistadigital.com/elalmadelhaiku.php
Publicado por Alonso Falero






Fuentes:
http://blogs.periodistadigital.com/elalmadelhaiku.php
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/7b/Nagasaki_Kofukuji_M5667.jpg
http://cedricbernadotte.com/
https://en.wikipedia.org/wiki/K%C5%8Dfuku-ji
https://www.google.es/imgres?imgurl=http%3A%2F%2Fst.depositphotos.comtemple.jpg&imgrefurl=http%3A%2F%2Fmx.depositphotos.com%2F38074033%2Fstock-photo-jizo-bodhisattva-at-kofukuji-temple.html&docid=
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/5b/8e/6e/5b8e6e8f4f59cc92fefccd5aaad28f93.jpg





lunes, 14 de agosto de 2017

Cerezos en la noche haiku de Tomiyasu Fûsei (1885-1979)




Resultado de imagen de Tsuchiya Koitsu
 Pint: Tsuchiya Koitsu (1870-1949)
" El monte Fuji y el río Banyu en primavera"
(Pintado en el 1938)

***


夜櫻や  遠ざかり来て  かへりみる

 yozakura ya,toozakari kite,  kaerimiru


Cerezos en la noche: 
si más me alejo, más 
vuelvo a mirarlos. 


-Tomiyasu Fûsei
(1885-1979)


(Trad.: Fernando Rodríguez-Izquierdo) 



Tsuchiya Koitsu: Geisha and Cherry Tree - Ueno Park - Japanese Art Open Database
Pint: Tsuchiya Koitsu (1870-1949)
"Geisa y cerezo en flor -Ueno park "
Pintado en el 1939

Gallery of Tsuchiya Koitsu Woodblock Prints


*


Fuentes:
http://haiku.foroblog.net/t59-tomiyasu-fusei
https://ukiyo-e.org/image/jaodb/Tsuchiya_Koitsu-No_Series-Geisha_and_Cherry_Tree_Ueno_Park-





miércoles, 24 de mayo de 2017

III Hanami 花見 2017 Coria del Río - Sevilla



Tras la buena acogida de los dos años anteriores, el municipio coriano celebró el Hanami 
los días 20, 21 y 22 de abril en el Paseo Carlos de Mesa.


Todo tipo de actividades para mayores, niños, familias y público en general dinamizaron con talleres, música, espectáculos y gastronomía esta fiesta de la cultura nipona que se celebra en Primavera

Por tercer año consecutivo, Coria del Río se fusiona con la cultura japonesa celebrando una de sus tradiciones más importantes, como es el Hanami. Esta festividad nipona se celebra en primavera, cuando millones de japoneses acuden a los parques en compañía de sus familiares, amigos y vecinos para contemplar la belleza de las flores de los cerezos, o Sakura, como es conocido en su país de origen. Así dan la bienvenida a la primavera, sentados en manteles azules, junto a los cerezos, y compartiendo la comida y la bebida que cada uno aporta de su casa.



La flor del cerezo: sakura  桜


La naturaleza por sí misma es muy hermosa y eso es algo que podemos apreciar en cada momento de nuestra existencia. Y es que hasta lo que pareciera más simple como lo es ver el nacimiento de un flor es un motivo de fiesta en Japón así como en menor escala en muchos otros países del mundo.

El florecimiento del Sakura o de la flor del cerezo, es todo un suceso del cual inclusive se genera un pronóstico por parte de la oficina de meteorológica de Japón, con la finalidad de que los habitantes de todas las regiones de este país, así como visitantes extranjeros, puedan disfrutar del nacimiento de esta flor que tiene mucho significado para el pueblo nipón.


¿Qué es el Hanami?

Hanami (花見) también conocido como Ohanami por su forma honorífica (お花見),  es básicamente la acción de ver florecer los árboles de cerezo. Puede no tener mucho chiste de inicio, pero sin duda es uno de los acontecimientos más esperados en Japón, y es que su florecimiento anuncia el fin del invierno y la llegada de un clima mucho más cálido.
También es la oportunidad para reunirse con la familia y amigos para admirar la belleza de esta flor mientras conviven juntos.


Los gatos son seres muy importantes dentro de la cultura japonesa
 y se combinan con la belleza de los sakura










Hanami: La celebración del sakura en Japón

Japón es un país rico en muchas formas, pero principalmente lo es si hablamos de su cultura. En esta época podemos apreciar uno de los eventos naturales más bellos del mundo y hoy les hablaré un poco sobre él.

Antes que nada comencemos con el concepto de Hanami  花見 también conocido como Ohanami por su forma honorífica  お花見 , la cual es básicamente la acción de ver florecer los árboles de cerezo. Puede no tener mucho chiste de inicio, pero sin duda es uno de los acontecimientos más esperados en Japón, y es que su florecimiento anuncia el fin del invierno y la llegada de un clima mucho más cálido.

La flor de sakura  桜  dura alrededor de 10 días y su florecimiento va avanzando desde el sur y hasta el norte de Japón, mostrando a su paso un cambio en las temperaturas de cada región, el cuál por lo regular comienza a mediados de febrero y concluye en el mes de mayo.


Festival de Hanami   花見


Las fechas casi exactas del florecimiento de los cerezos en cada zona y así la gente que disfruta de mirar este espectáculo de la naturaleza, pueda hacer planes con sus amigos y familia para organizar una ida al parque o a los campos donde haya árboles de cerezo y por que no, hacer un picnic o simplemente disfrutar de una cálida tarde de primavera junto a estos bellos árboles. Este sin duda, es el espíritu del Hanami.


¿Por qué venerar a los cerezos?

El arte de contemplar los cerezos data del periodo Nara (siglo VIII) en Japón y muchos hemos sido testigos de como la belleza de los sakura ha quedado plasmada en cientos de textos y pinturas. Es importante mencionar que la esencia de su apreciación radica en el legado de la filosofía sintoísta y budista, centro del pensamiento filosófico y religioso del país del Sol Naciente.

En dicho sentido, el sintoísmo le da un lugar muy especial a la veneración de la naturaleza así como a su acontecer, mientras que los budistas hablan de lo efímero de su existencia.



Sakura: La belleza de lo efímero






El sakura es una flor que cuenta con un carácter bastante simbólico en la cultura japonesa. De forma general, a esta flor se le asocia con la fragilidad y hasta cierto punto, lo efímera que resulta la vida misma.

*

Cabe mencionar que el simbolismo de esta flor está influido de alguna manera por el budismo,  referente a la temporalidad y el carácter pasajero de la belleza y la vida, así como también con el ciclo de transformación de la existencia, por lo cual también se le asocia con el renacimiento.

*

En China, la flor de cerezo también cuenta con significado especial el cual está asociado al poder, la fortaleza, la belleza y sobre todo, la sexualidad femenina así como la capacidad que las mujeres tienen de seducir a los hombres.
*

Al ser considerado un símbolo del amor y la pasión, se dice que si una flor de cerezo al caer llega a la mano de una persona, ésta tendrá mucha suerte en las relaciones afectivas.

*

Para los antiguos samuráis, la flor de cerezo simbolizaba la sangre, pero también la fragilidad y lo efímero de la vida, asociada a su sacrificio.
*

También, puede llegar a tener un significado nacionalista o militar, relacionado con los kamikazes de la II Guerra Mundial.

*

En dicho sentido, en La Leyenda de la Flor de Sakura, durante la Era Mejí, hubieron guerras durante años que cobraron muchas vidas. Los samuráis dejaban solas a sus esposas, por lo que se hizo una ley que prohibía a una mujer casada con un guerrero samurái en batalla, encontrarse con hombres que no fueran parte de su familia. Nunca se encontró registro de ninguna mujer ejecutada por esta ley, sin embargo había tantas mujeres muertas como samuráis. Ellas mismas lo hacían para honrar a su esposo muerto y lo hacían frente a la flor del cerezo que solía ser blanco, pero al absorber la sangre de estas mujeres se fue tornando rosa.
*

***


III Hanami 花見 2017 Coria del Río - Sevilla, Hanami
PROGRAMA DE ACTOS 


Para comenzar la fiesta, el consistorio celebró el Hanami con los mayores el jueves 20 de abril, junto a las asociaciones: Centro de Día de Nuestra Señora del Carmen, la Asociación de Pensionistas y Jubilados “Huerta Rita” y el Centro de Educación Permanente de Personas Adultas “Ribera del Guadalquivir”, que ya participaron en la edición del año pasado . Estos colectivos de la localidad fueron los encargados de inaugurar la fiesta.
Para el viernes 21 los Centros de Educación Infantil de esta localidad celebraron el Hanami infantil. Para lo que se han preparado talleres en los que los ciudadanos confeccionarán banderas japonesas y aprenderán a hacer el “hachimaki”, que es la cinta, normalmente roja o blanca, que los japoneses se anudan a la cabeza como símbolo de esfuerzo y constancia. 


Hissyo el Hachimaki del  éxito 


Hachimaki Kamikaze, espíritu del viento


Por la tarde,  el Centro Cultural Pastora Soler acogió el concierto “Encuentro musical entre Coria del Río y Japón” a cargo del Coro Tomo, la Banda Artística Coriana, el Coro Dabar y la Escolanía de Tomares. Este espectáculo ha sido organizado por la Asociación Hasekura-Tsunenaga.
El sábado 22 fue el turno para el Hanami popular, amenizado por la actuación del Coro Harasuto y la exhibición de Kenjutsu (técnica de manejo de la espada) e Iaido (arte de desvainar la espada), a cargo de la Asociación Shinsen Budo. 


Cantantes interpretando canciones populares japonesas
III Hanami 花見 Coria del Río - Sevilla 2017 




Isabel Asúnsolo con su esposo Eric Hellal, 
Grego Dávila con su esposa  Elvira 
y Javier Sancho-Javinchi


Más tarde se entregaron los premios del I Concurso Escolar de Haikus de Coria del Río
Un concurso en el que los alumnos de cuarto de primaria presentaron sus obras de haiku (poema tradicional japonés). Acto seguido a la entrega de premios, los galardonados recitarán sus obras.
Además de estos eventos, en el Paseo Carlos de Mesa se instalaron varias carpas en las que, los visitantes pudieron disfrutar de una demostración de la elaboración de “Soba  Japonesa” que realizó Yoshi Yamazaki; de la venta de comida nipona a cargo del chef Kosei Takakura; de la muestra de trenes de Imae Katsuiko; del taller de caligrafía que impartirá la profesora Eriko Fufuoka; y de la muestra y venta de artesanías que presentarán el colectivo de artesanos de Coria del Río.
Todo ello en un marco incomparable como es la floración del cerezo japonés a orillas del río Guadalquivir.

Publicado por Gelán Noticias en 4/20/2017 

***

Entrega de diplomas a los niños de los haikus premiados


El sábado 22 de Abril se celebró el III Hanami de Coria del Río, al que asistimos Elvira y yo. 
Coria del Río está vinculada a Japón debido a la llegada al pueblo de la Embajada Keicho encabezada por Hasekura Tsunenaga en el año 1614. En dicha localidad es frecuente el apellido “Japón”.

Allí nos encontramos, entre otros, con Fernando Platero, Javier Sancho-Javinchi, Isabel Asúnsolo y Eric Hellal (marido de Isabel).
Pasamos un rato muy agradable presenciando las actuaciones de varios coros y visitando los diversos stands que mostraban actividades de la cultura japonesa. 
Después tuvimos una agradable charla junto al río Guadalquivir, tomando "pescaíto" frito y una copita.

Con motivo de este hanami se ha celebrado el I Concurso Escolar de Haiku “Yoko Maeda”, que ha coordinado Fernando Platero, responsable de la Biblioteca Municipal de Coria del Río, entre los diversos colegios del pueblo. He formado parte del jurado junto con Elías Rovira y Javinchi.
El nivel de los haikus presentados y premiados ha sido meritorio, y prueba de ello es que se han concedido 7 accésits además de los tres primeros premios.
El acto de entrega de los premios fue entrañable, con la participación de distintas personalidades, el recital de los poemas por los propios niños, y la lectura traducida al japonés de los haikus.

-Publicado por Grego Dávila en el foro de haikus "paseos.net"

***


I Concurso de Haikus para escolares


Más de 350 niños y niñas han formado parte de este taller, y participaron en la 
I Edición del Concurso Escolar de Haikus “Yoko Maeda” 
que organiza el Ayuntamiento de Coria del Río a través de su Biblioteca Municipal. 
La inscripción ha estado abierta para todos los alumnos y alumnas de cuarto curso 
de los centros de Educación Infantil y Primaria 
de Coria del Río que quisieran participar.


Desde el 11 de marzo (fecha en la que se conmemora las víctimas del terremoto de Japón) se han estado realizando diferentes actividades que han tenido como objetivo la promoción y el desarrollo de la cultura japonesa en los centros educativo de Coria del Río.
Estas actividades se iniciaron en el Centro Cultural Pastora Soler, con la narración de “El Viaje de Nozomi”. Una historia que cuenta las aventuras vividas por una niña japonesa tras el trágico tsunami del 11 de marzo de 2011. 


El viaje de Nozomi:
 Una niña que se enfrenta al desastre tras el tsunami de 2011
(una fábula de @carmen_domingo)


Hasta 300 alumnos de los diferentes centros educativos del municipio se dieron cita allí para formar parte de esta actividad literaria.
A lo largo del mes de marzo, se han ido realizando otros talleres en los centros educativos, como el “Cocinero de Haikus” (poesía tradicional japonesa). Esta actividad ha estado destinada a los alumnos de cuarto de Primaria. El objetivo ha sido el iniciar a los niños en esta tradición nipona mediante la confección de haikus. Para ello, los colegios han sido visitados por un experto cocinero de poemas japoneses, que les ha dado a los escolares las recetas para elaborar los haikus.
La Delegada de Cultura del Ayuntamiento de Coria del Río, Concepción Renedo, ha querido destacar la importancia de esta iniciativa que, según ella “no sólo sirve para preparar la celebración del Hanami y promocionar el disfrute de esta fiesta en el ámbito familiar y escolar, sino que es un camino para fomentar la creación de haikus como expresión literaria, ampliar el conocimiento de la cultura japonesa y afianzar valores como la educación en igualdad, participación social y el respeto por la diversidad”.
Para el concurso, los niños tienen libertad de elección sobre el tema que tratarán en sus haikus, aunque deberán hacer alusión a cualquier aspecto relacionado con la primavera (clima, animales, plantas y flores, etc...), incluyendo la fiesta del Hanami, que celebra la floración de los cerezos. El jurado elegirá al primer, al segundo y al tercer premiado, que recibirán cada uno un diploma y un lote de libros. Además, podrán otorgarse cuantos accésit se consideren oportunos, los cuales recibirán su correspondiente diploma como premio. La entrega de trofeos tendrá lugar el día 22 de abril durante la celebración del III Hanami de Coria del Río, y coincidiendo con el Día Mundial del Libro. Tras la entrega, los autores galardonados recitarán sus haikus.

*


Escolares de Coria del Río profundizan en la cultura japonesa
 y participan en el I Concurso Literario de Haikus, 
celebrado en los centros educativos de la localidad sevillana


Más de 350 escolares de Infantil y Primaria de Coria del Río participarán en la I Edición del Concurso Escolar de Haikus Yoko Maeda, que organiza el Ayuntamiento a través de su biblioteca municipal. 
Desde marzo, estos niños vienen participando en las actividades organizadas para la promoción y desarrollo de la cultura japonesa en los centros escolares de la localidad. Para el concurso, los escolares tenían libertad de elección sobre el tema a tratar, siempre que estén relacionados con la primavera. Se elegirán a los tres mejores haikus.


Los haikus ganadores:


Los escolares leyendo sus haikus 



Primer premio

La flor del árbol
tiene cinco pétalos
que no se caen

- Evely Acal Bejarano 
(4º C - CEIP Manuel Gómez)



Segundo premio

Los copos blancos
vuelan tranquilamente
sobre las casas

- Sergio González Guerrero
 (4º A - CEIP Cerro de San Juan)


Tercer premio

Los nubarrones
ocultando el cielo
y los pájaros

- Triana Rubiales Andaluz
 (4º C - CEIP Manuel Gómez)






Cerezos en flor, Sakura







Fuentes:
https://gentokyo.moe/9312/pronostico-florecimiento-sakura-japon-2015/
http://paseos.net/phpbb3/viewtopic.php?f=42&t=16063
http://www.diariodesevilla.es/aquilaprovincia/Concurso-BHaikus-Bpara-escolares_0_1128187346.html

FACEBOOK  TWITTER  GOOGLE-PLUS
https://www.facebook.com/asociacionhasekura/photos/pcb.643955382475432/643942455810058/?type=3&theater
AQUÍ LA PROVINCIA
http://gelannoticias.blogspot.com.es/2017/04/escolares-de-coria-del-rio-profundizan.html
http://www.noticiasaljarafe.es/index.php/municipios/coria/item/