viernes, 20 de enero de 2017

Una entrevista a Vicente Haya





El profesor Vicente Haya Segovia




-¿Por qué escribir haikus hoy?

Hoy, como ayer, el ser humano está necesitado de enraizarse en el mundo, de atender a lo que sucede, de registrarlo todo. Somos los que ambicionan hacerse con los instantes. El haiku es un medio tremendamente efectivo para pulir nuestras inconsistencias, para abrir sitio a lo sagrado en nosotros, para adiestrarnos en la Ví­a.

-Hay quienes afirman que no se puede escribir haikus si no se es japonés…

Sólo un ignorante podría afirmar tal cosa. Nosotros no tenemos menos corazón que los japoneses ni menor necesidad de educarlo. Lo que es cierto es que no se puede escribir haikus sin saber lo que es el haiku.
El haiku es un arte japonés, esto quiere decir que para comprenderlo hay que sumergirse en un modo concreto de sensibilidad. Pero, una vez que nos hemos impregnado de esa forma japonesa de estar en el mundo, es válido todo aquello de nosotros que ha sobrevivido a la experiencia.
El haiku evoluciona porque no es un arte de museo, y una de sus posibles evoluciones le vendrá de la mano de los occidentales que hayan llegado a calar hondo en él.

-Pero, ¿se puede extrapolar la espiritualidad japonesa al mundo occidental?

No se trata de implantar en España la “espiritualidad japonesa”, sino un modo específico de acercarse a lo sagrado, inventado en Japón, cierto, pero no por eso menos universal. Lo sagrado, si es real, no tiene adjetivo. No es “lo sagrado oriental” o “lo sagrado semita”. O es sagrado y entonces es universal, o no es ninguna de las dos cosas, ni sagrado ni universal. He dicho que el haiku era un arte japonés y que hay que sumergirse en la cultura de la que nace, como el flamenco es un arte andaluz y no puede llegarse a la entraña ajeno al lugar que da origen a esa sensibilidad. Pero eso no quiere decir que los japoneses tengan el monopolio del acceso a lo sagrado, ni siquiera a través del haiku. Más al contrario, la sociedad japonesa está muy desorientada respecto al valor de su mundo tradicional, al tiempo que nosotros cada vez más estamos haciendo un haiku limpio y humilde, como el de Buson.



Yosa Buson 与謝蕪村 
(1716-1784) 



Usted defiende un concepto de haiku japonés. ¿No son válidas otras formas de acceder a esta manifestación poética?

No. El haiku es lo que es. El haiku no es senryu», no es zappai. A veces en Occidente se habla de haiku cuando de lo que se debería hablar es de alguno de esos otros dos géneros. Sólo hay un camino. Como 
dí­ría Santôka: Kono michi shika nai. Queremos abrir nuevas vías al haiku antes de saber lo mínimo sobre qué es el haiku. Tenemos prisa y carecemos de cortesía. Así no vamos a ninguna parte.

-¿Qué le parece el haiku urbano?

Este subgénero no existe en Japón. Se habla de “haiku contemporáneo” y se presupone que hay dentro de él un espacio posible para todo lo que es actual. He oído expertos japoneses argumentando que el coche del siglo XX es el carro del XVIII, y que por qué uno merecería entrar en el haiku y otro no. Yo creo que el asunto es si queremos conservar de nuestro mundo los coches, los edificios, los postes eléctricos, el béisbol…, El haiku no es sólo lo que plasma un mundo, sino que también el mundo que quieres plasmar. No es sólo la realidad que te circunda, sino la realidad que quieres preservar. Y es imposible que te emocione, que tengas aware por algo cuya perpetuación no deseas. El haiku no sólo da fe de tu mundo sino que a veces te obliga a cambiarlo por otro, o a huir de él y buscar otro hábitat donde la experiencia espiritual te sea más posible. No niego que existen “haikus urbanos” de una gran calidad y capacidad de emoción, pero hay que tener cuidado con que no sea un consuelo para gentes con una sensibilidad abotargada, cobardes que temen entregarse a la Naturaleza.

-¿Se puede enseñar a escribir haikus?

Sí­. El haiku es una técnica. Y, como todas las técnicas, precisa estudio. Los grandes maestros de haiku pulían sus haikus durante años y comentaban entre ellos cómo perfeccionarlos. 
El haiku no es instinto, es elaboración. Pero sólo técnica empleada por alguien sin sensibilidad, o por alguien vanidoso, se nota en seguida si lo que hace es un haiku. Lo que no puede la técnica es anticipar estadios espirituales que aún no has logrado. No puedes fingir estar donde no estás por más técnica que tengas. Porque el haiku no engaña. Es transparente. Para eso tiene la falta de recursos literarios que tiene; para que todo se note más.



"Gente bajo los árboles de arce"
Pintura de Hiroshige 
(1797-1858)



-¿Qué le parece la relación entre el haiku y las artes plásticas como la pintura o la fotografí­a?

De esto he hablado ya mucho en Haiku-do (Kairos) y El corazón del haiku (Mandala).

-¿Hay un renacimiento del haiku en español?

Desde hace unos diez años, gracias a páginas web como El rincón del haiku, se ha producido en castellano una auténtica escuela de haiku. Es algo emocionante ver cómo los esfuerzos no caen en saco roto, y hasta qué punto los que comienzan a escribir haikus se están dejando guiar por su sinceridad y su fino olfato. Desde luego que hay los típicos tertulianos de salón, con mucho tiempo libre y demasiada vanidad para reconocer que se han inventado el haiku y se han autoconstituido en maestros antes de haber puesto un pie en Japón, gente que no han encontrado cabida en la literatura occidental y quieren ser maestros en cualquier otro mundo que no les exija tener ningún talento literario. Y se aprovechan de que el haiku ha sido durante décadas tierra de nadie. Pero actualmente es ya difícil engañar a las almas cándidas que se acercan al haiku sobre quién sabe y quién no sabe. Estos “falsos maestros” son ya una excepción y están en vías de extinción.

¿Qué le parece la situación actual del haiku en español?

Hay que trabajar más. Todavía falta mucho. Estamos en la prehistoria. Pero en la prehistoria que ya ha inventado el fuego y la rueda. Es cierto que podría haber cientos o miles de buenos escritores de haiku, con el tiempo que hace que teóricamente se conoce el haiku en España e Iberoamérica. Y no los hay. Pero al menos hay una docena de buenos escritores de haiku en castellano. Estos serán maestros de los que vengan después. Lo importante ahora es poner orden. Esto ha sido hasta ahora un crecimiento tumoral: hay que cortar, sanear y establecer las condiciones de una vida saludable en el cuerpo místico del haiku para que el paciente viva mucho tiempo y siga viajando de aquí para allá. Porque el haiku es viajero y le gusta expandirse, pero con disciplina. Sin orden, no hay haiku.


"Zorro en las cañas"
Pint. de Koson Ohara 小原 古邨 
(1877-1945) 


¿Puede innovar el haiku en occidente? ¿En qué dirección habría que ir?

No puede hacer evolucionar el haiku quien no sabe qué es el haiku. La única propuesta seria de futuro es la que parte del presente, ese es el problema de muchos autores occidentales de haikus. Que sin haber llegado al haiku actual con todos sus matices, sin conocer apenas la historia del haiku y de sus protagonistas, ya pretenden estar innovando. No basta con haber leído un haiku que hable de rascacielos o de béisbol para proponer algo que sirva al haiku de punto de evolución. El haiku tiene su propia historia y hay que recorrerla para llegar al presente y atisbar desde el presente el horizonte. Ni siquiera estudiando a fondo a autores actuales como Santôka podemos situarnos en la perspectiva del horizonte. Hay también que estudiar qué se ha hecho, qué ha tenido éxito y qué ha fracasado en el pasado. Es como si pretendiéramos pintar sólo conociendo a Picasso.
La única dirección que puede tomar una propuesta futura de la evolución del haiku es la de una mejor captación de lo real ahí fuera. Y la única fórmula, siempre la misma, en Buson, en Santôka o en Seishi, es una mayor intimidad con el mundo.



 Monje Taneda Santôka 
(1882-1940)



-Una vez que se han aprendido todos los procedimientos, todas las técnicas, todas las características, ¿no habrí­a que desnudarse y acceder al haiku desde la inocencia, desde la pureza?

Sí. Efectivamente. Pero ¿cuántos occidentales podrían decir que “han aprendido todos los procedimientos, todas las técnicas, todas las características”? Yo no conozco a ninguno. Ni siquiera Blyth o Seiffert. 
Hay que haber leído cientos de miles de haikus para desarrollar el haimi (sabor a haiku). No perdamos de vista que la producción anual de haikus es de un millón de haikus bastante notables. Es una fertilidad tal que ni siquiera desde Japón y familiarizado con la herramienta del japonés se puede abarcar. ¿Quién en Occidente, habiendo leí­do ciento cincuenta haikus de Bashô o Shiki, doscientos haikus de Buson, trescientos de Issa o Santôka, cien de Ryokan y pare usted de contar, quién puede decir que ya conoce el haiku japonés? 
Probablemente al idioma castellano no se hayan vertido ni siquiera un millar de haikus japoneses… No, hace falta humildad para estar toda la vida aprendiendo. Nuestros haikus no deben tener otra pretensión que ser la palabra que acompañó nuestra ignorancia. La palabra de un caminante que no sabe dónde está su meta… Fertilidad salvaje del haiku. 
El haiku es una selva que no se termina nunca de recorrer, en extensión, en profundidad… Cuando has acabado la selva de fuera te queda la selva de dentro. Las reglas del haiku, como las de la selva, son sólo reglas para tu supervivencia. No son límites en el sentido de algo que te aliene, sino límites que te hacen posible



"Nieve en el templo de Zojo"
Pintura de Hasui Kawase 川瀬 巴水
(1883-1957)





Fuente:
http://www.motomachicakeblog.com




Juan Carlos Moreno, HAIBUN LLUVIA DISTINTA



El Haijin Juan Carlos Moreno 



LLUVIA DISTINTA

El sol entra por la ventana del despacho, mi mirada, toda la tarde perdida en el horizonte, se detiene en los troncos y copas de los olmos del jardín. Hoy, como en otros días de abril, puede verse una especie de lluvia seca, una lluvia que cae, hayan nubes o no y que se recrudece en los días de buen tiempo: Llueven semillas de olmo. La acción del viento de poniente sobre las ramas de los árboles hace caer esta lluvia de abril, distinta.



media tarde 
las semillas del olmo 
caen sobre las sombras 



En lo más alto de los árboles, en las copas, suena un rumor de viento. A veces llegan a casi juntarse los olmos. De repente, con un fortísimo estruendo, arrancan los motores de los reactores de la base, cercana. Uno acaba acostumbrándose. Lo más curioso es, que, cuando suena ese infernal escándalo, la actitud de los animales del jardín es de indiferencia, no interrumpen sus quehaceres naturales. Parece que el jardín, fuera un microcosmos verde, instalado junto al despacho y aislado de lo que le rodea.

Las ardillas se mueven a sus anchas, los mirlos van dando saltitos por las sombras de los pinos y olmos. Desde mi silla, puedo ver un acebo, que en estas fechas no tiene fruto. Tampoco el rosal de la izquierda tiene rosas, todavía.

Poco a poco las sombras se alargan y la tarde va cayendo

en el escaramujo 
sacude sus plumas 
un gorrioncillo 

Este lugar es casi mágico, sobre todo, al caer la noche, como ahora mismo, el sol se acaba de poner en su rincón de primavera, mientras los álamos, de la carretera, curvan sus copas hacia levante por la acción de uno de los último vientos de la tarde. Anochece, las farolas se han encendido. Noto el silencio que entra por la ventana, ya no se oyen cantar los pajarillos, sólo el rumor del aire sobre las copas, a ráfagas, pero más suavemente

anochece 
el silencio llega 
con el ocaso 


-Juan Carlos Moreno
 (10/May/2010)
(Ultima edición por Juan Carlos Moreno el 02/Feb/2011) 





Fuente:
http://elrincondelhaiku.org

viernes, 16 de diciembre de 2016

"Cae la niebla" libro de Heba Martínez






"CAE LA NIEBLA"

 Eva María Martínez Cortés
"Heba Martínez"




La amiga Heba Martínez de Aljarafe, Sevilla ha realizado una recopilación de sus haikus en un libro titulado "Cae la niebla", que lleva una hermosa acuarela suya como portada.

Esta es la bella descripción del libro:
"Hay instantes en los que la Naturaleza nos conmueve. Penetra en partes secretas de nuestro ser, brindándonos momentos llenos de asombro y magia, en los que nos sentimos parte integrante de ella. Así, nos hacemos uno con el entorno natural y los seres que en él habitan. De esa hermosa conexión surgen la gran mayoría de los haikus que conforman esta recopilación."

Al inicio del libro, Heba agradece al taller de paseos.net 
todo el apoyo recibido en el aprendizaje del haiku. 


El salto al rosal
de una salamanquesa -
brisa de tarde


***


El libro es de la editorial CreateSpace se puede adquirir en Amazon:
https://www.amazon.es/dp/1540831418/

Tapa blanda: 118 páginas – 5 dic 2016
Editor: CreateSpace Independent Publishing Platform; Edición: Primera (5 de diciembre de 2016)
Idioma: Español
ISBN-10: 1540831418
ISBN-13: 978-1540831415
Tapa blanda
EUR 3,72



Fuente:
http://paseos.net/phpbb3/viewtopic.php?f=30&t=15672
https://www.amazon.es/Cae-niebla-Mar%C3%ADa-Mart%C3%ADnez-Cort%C3%A9s/dp/1540831418/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1481914760&sr=1-1&keywords=cae+la+niebla




miércoles, 14 de diciembre de 2016

Libro : "La enredadera" de Susana Benet






"La enredadera" 
- haikus reunidos- 
(Edit. Renacimiento, Sevilla 2015)


Colección: ANTOLOGIAS
Materias: POESIA;
Editorial: RENACIMIENTO EDITORIAL
N° páginas : 192
Medidas: 120 x 170 mm.
Encuadernación: Rústica
ISBN: 978-84-16246-89-2
EAN: 9788416246892
Precio: 11.54 €
Precio con IVA: 12.00 €


En este volumen reúne los poemas aparecidos desde su primer libro publicado hasta el presente, incluyendo haikus premiados e inéditos. 

"Faro del bosque" (2006), 

"Lluvia menuda" (2007), 

"Huellas de escarabajo" (2011) 

y les añade una nueva colección, 

"Ráfagas"

premiada en Colombia en 2013, 
junto con  algunos haikus  inéditos. 

*

Aves e insectos, 
 todo el jardín es vuestro 
 de madrugada

*

En La enredadera, uno de esos raros libros a los que basta abrir al azar por cualquiera de sus páginas para que de inmediato entren a formar parte de nuestra vida, encontramos lo que vemos sin ver todos los días, lo que todos hemos sentido alguna vez sin ser capaces de expresarlo, la música y la magia del instante, el temblor y el misterio de la cotidianidad.

Saltando charcos 
voy al colegio y vuelvo 
saltando charcos.

*

Nuestra querida amiga Susana Benet presenta en Sevilla su libro "La enredadera", editorial Renacimiento, Sevilla, 2015, que es una recopilación de la mayoría de sus haikus.
En la presentación estará el profesor Fernando Rodríguez-Izquierdo, que es autor del prólogo.
A aquellos que podáis os animamos a asistir.

- Día: Viernes 16 de diciembre de 2016
- Hora: 18:00
- Lugar: Espacio 9 millas. Calle Narciso Campillo, 4, Sevilla.





Susana Benet


Huelen las horas
a naranjos en flor.
No tengo prisa 

*

Susana Benet nace en Valencia en 1950. Licenciada en Psicología, su vida laboral transcurre realizando tareas administrativas en una multinacional, aunque su auténtica vocación es literaria. Admira profundamente la poesía oriental y descubre en el haiku una manera personal de expresarse. 
En 2006 aparece su primer libro, publicado por la Editorial Pre-Textos: Faro del bosque. A partir de entonces, las publicaciones en libros y revistas se suceden siendo considerada una de las voces más representativas del haiku en España.

***

Sobre sus haikus, el poeta Vicente Gallego escribe: 
«Estos versos se duelen de sí mismos, y en sí mismos se gozan. Como la espina de un rosal, se nos clavan sin darnos más explicaciones. Andamos entre rosas que lastiman sin querer, dándonos el gusto de dolernos y de aspirar su aroma. Esta lluvia de alfileres cae en el absoluto ahora de la contemplación y nos empuja a la intemperie de lo vivido sin porqué, de aquello que se basta y colma en su verdad sentimental y sensitiva».

Antes dejabas 
dos rosas al marcharte. 
Ahora, colillas.

***

Digámoslo claramente: los libros de haikus casi siempre defraudan. Un haiku –algo más que tres versos de cinco, siete, cinco sílabas– es un chispazo, un milagro, un súbito hallazgo que bordea la nadería, el juego de palabras, la greguería –tan parecida a veces, tan distinta siempre–  y que necesita más que ningún otro poema la colaboración del lector. 

Un buen lector de haikus es casi tan difícil de encontrar 
como un buen autor de haikus.

            Como resulta bien sabido, se trata de un breve poema estrófico que procede del Japón, donde está sometido a muy estrictas reglas, temáticas y formales, que tienen tanto que ver con la estética como con la espiritualidad. Pero el haiku ya se ha extendido por todo el mundo –abunda especialmente en la lengua inglesa– y ha prescindido de las ataduras tradicionales. No escasean, sin embargo, los ortodoxos que niegan la condición de haiku a toda composición que no se someta a ellas. 
Un ejemplo lo encontramos en el libro de Vicente Haya "Aware", tan rigurosamente informado como, en más de un capítulo, disparatado.
            Raro es el poeta actual que no haya escrito haikus,  Susana Benet se ha atrevido a convertirlos en lo fundamental de su obra. La enredadera reúne sus tres libros anteriores –Faro del bosque (2006), Lluvia menuda (2007), Huellas de escarabajo (2011)– y les añade una nueva colección, Ráfagas, premiada en Colombia en 2013, y un puñado de inéditos. 
El resultado en un breve volumen inagotable, que se puede abrir por cualquier página sin que en ningún caso nos defraude.
            Los aficionados al haiku ya conocen a Susana Benet y no se perderán esta recopilación, pero quienes sienten reparos ante el género, quienes no acaban de verle la gracia al famoso haiku de Bashoo 

Un viejo estanque
se zambulle una rana 
ruido de agua

-Matsuo Basho

*



Profesor Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala



 “tal vez la poesía más sabida y recitada de toda la poesía japonesa” en opinión de Rodríguez-Izquierdo, no tardarán en sentirse seducidos por algunos de estos breves poemas, que no necesitan de ningún excipiente doctrinal para llegar a los lectores.
            ¿Cuál es el secreto del arte prodigioso de Susana Benet? En primer lugar, saber mirar, jugar como un pintor con los colores: 

Rojas cerezas. 
Entre las ramas verdes 
mi mano blanca. 

Muy en la tradición japonesa, hay en estos haikus jardines, y otoños, sauces y montañas, nieblas y primaveras, toda la parafernalia que parece exigir el género (aunque en Susana Benet no resulta nunca convencional), pero también –y este es su segundo secreto–  un mundo doméstico y cotidiano que no duda en incurrír en el feísmo 

Al entregarme 
la compra el carnicero,
sangre en las uñas”

ni en referirse a las tareas caseras: 

Plancho y aliso. 
Cuando toco las sábanas, 
toco tu cuerpo.

            El tercer secreto de Susana Benet tiene que ver con su capacidad para expresar una emoción con las mínimas palabras. Solo a ella le basta el cordón desatado de un zapato para escribir un poema de amor; 

Junto a mi pie,
el cordón desatado  
de tu zapato. 

O unas colillas para referir su desgaste: 

Antes dejabas
dos rosas al marcharte.
Ahora, colillas

Ella es capaz de expresar, con una mirada al reloj, el egoísmo de la vida que sigue su ritmo sin atender razones: 

Ante el enfermo, 
 consultan su reloj 
 los visitantes. 

Y el más famoso de los suyos, que Carlos Bousoño en su Teoría de la expresión poética, podría haber citado como ejemplo de superposición temporal (tiempo futuro sobe tiempo presente): 

Un niño juega
 a enterrar a su padre. 
 Día de playa.

            Saber mirar, saber sentir, saber decirlo en las diecisiete sílabas del haiku (ni una más, ni una menos), en eso se resume el arte de Susana Benet. En sus versos no hay pastiches orientalistas ni artificiosas iluminaciones más o menos zen, hay una jaula oxidada y silenciosa en la basura, un gorrión que vuela de mesa en mesa en la terraza de una cafetería, lavadoras que pulsan convulsas en la paz de la noche, las botas rojas de un niño bajo el paraguas, una ventana de hospital a la que se asoman los pinos llenos de pájaros, la entrada de un cine que ya no existe encontrada de pronto en un viejo bolso.
            En La enredadera, uno de esos raros libros a los que basta abrir al azar por cualquiera de sus páginas para que de inmediato entren a formar parte de nuestra vida, encontramos lo que vemos sin ver todos los días, lo que todos hemos sentido alguna vez sin ser capaces de expresarlo, la música y la magia del instante, el temblor y el misterio de la cotidianidad.

Publicado por JLGM 



Fuente: 
http://susanabenet.blogspot.com.es/
http://paseos.net/phpbb3/viewtopic.php?f=30&t=15667
http://www.udllibros.com/libro-la_enredadera-U320100079
http://crisisdepapel.blogspot.com.es/2015/12/susana-benet-minimas-maravillas.html
https://puentesdepapel56.blogspot.com.es/2015/12/susana-benet-la-enredadera.html




lunes, 12 de septiembre de 2016

Naito Jôsô 内藤丈草 (1662-1704)



NAITO JÔSÔ
内藤丈草




Naito Jôsô 内藤丈草
(1662-1704)


Naitō Jôsô (1662 - 1704) fue uno de los discípulos prinicipales de Bashō. Fue un escritor de haiku respetado en el período Genroku de Japón. Originalmente, era un samurai de Owari, pero tuvo que abandonar el servicio militar por motivos de salud . Retomando la vida literaria, se convirtió en un devoto discípulo de Bashō, y cuando el maestro murió en 1694, Naito lo lloró por un total de tres años, y permaneció su devoto seguidor para el resto de su vida.
Él murió a la edad de 43 años. 



fuyu umi ya  Rakka sin gotoku Kamome uku 

mar de invierno,
al igual que las hojas caídas
flotan las gaviotas

*


Los campos, las montañas, 
todo ha sido tomado por la nieve. 
Ya no hay nada

(Trad. Fernando Rodríguez-Izquierdo)
(Libro "Un haiku del arco iris", de Fernando Rodríguez y Jesús Montero Marchena)  

*

No hay necesidad de aferrarse 
a las cosas - 
rana flotante. 

*

canta el cuco:
el agua del estanque,

algo más turbia

*

Estas ramas 
fueron los primeros en florecer - 
flores que caen. 

*

minasoko wo Mite kita kao no Kogamo kana

He visto el fondo del agua
y aquí estoy
 parece decir la cara bonita
de un patito

*

Un rayo
divide en dos partes 
lo alto de la montaña. 

*

waga Koto a dojoo sin nigeshi nezeri kana 

Las raíces de perejil - 
la locha* se alejó nadando, 
pensando que alguien está detrás de él.

*Locha(Misgurnus anguillicaudatus) 
pez de agua dulce en la familia locha cobitidae.


- Compilado por Larry Bole, línea directa de Kigo 


*

Kitsutsuki sin kareki sagasu ya Hana no Naka 

Entre tantos cerezos en flor
el pájaro carpintero buscando
un árbol muerto

-

un pájaro carpintero 
la búsqueda de la madera muerta 
en las flores 

(Trad. Robin D. Gill) 


- Compilado por Larry Bole, línea directa de Kigo 


-

El pájaro carpintero 
busca árboles muertos 
entre los cerezos en flor. 

(Trand. Asastaroo Miyamori)

- Compilado por Larry Bole, línea directa de Kigo 

***


sabishisa sin Soko nukete Furu Mizore kana 

La caída de aguanieve, 
como si entrara por la parte inferior 
de la soledad. 

-
Blyth traduce esto como: 

Aguanieve cayendo: 
Sin fondo, infinito 
Soledad. 

Acerca de este haiku, Blyth comienza su comentario diciendo: 
'Soko nukete', literalmente, " la parte inferior se caiga," es una expresión Zen (aplicada a la iluminación repentina) mucho más concreto y menos sentimental que 'sin fondo, infinita ". [Fin del exerpt] 
Después Blyth critica su propia traducción, y con razón,  por qué no se acaba de hacer lo que Yuzuru Miura hizo en la traducción de este haiku?: 

Las caídas aguanieve 
como si entra por la parte inferior 
de la soledad. 

Miura no explica la expresión Zen como lo hizo Blyth, pero sin conocer las connotaciones de "la parte inferior / de la soledad", o incluso lo que "la parte inferior / de soledad" es exactamente, no se trata de una traducción más interesante que "Insondable , infinito / Soledad? " 
Blyth se desvió en su traducción al tratar de representar el estado de enlightment "la iluminación"que 'Soko nukete' sugiere, en lugar de quedarse más cerca a una interpretación literal. 


La parte inferior de la soledad 
se cae de vueltas: 
oh, el aguanieve cayendo! 

-© muse.jhu.edu 

-

que cae a través 
la parte inferior de la soledad - 
aguanieve 

-Tr. Michael Haldane 

-

este aguanieve! 
a través de la parte inferior 
de la soledad 

-Oregón 

-

este aguanieve! 
cayendo a través de la parte inferior 
de la soledad 

-Tr. Gabi Greve 

-


Jôsô (Joosoo) vivió como un monje Zen  en una remota cabaña pequeña  y podría haber sentido esta aguanieve interminable cayendo  del cielo en su techo de lámina y sobre su cuerpo frío. Se sentía la impotencia, debilidad y soledad de su propio cuerpo y la situación personal aún más fuerte. "a través de la parte inferior" es una expresión de su humor en este día frío, ya que no hay nada que pueda hacer mas que ceder a su miserable situación y escribir poesía sobre ello. 

*

"Aguanieve del cielo se prolongó por siempre para siempre. Como vacía como la parte inferior cae de aguanieve era como faltante, se sentía como estar impopular, incluso por lo general se hunde también puede ser una de dos etapas una etapa, que también reclutó a la soledad es mucho ". 
Sería la frase.

Es el humor de Jôsô y "por la falta de la parte inferior," pero es una frase que recuerda al autor de la profunda tristeza que va más allá de la retórica. Jôsô que flota desde el haiku es una persona que era Tentan a las cosas y espaciosa. Creo que nunca fue la persona que recuerda a un tono más oscuro. 
Sin embargo, la soledad que recuerda a un gemido como esta frase en sus alumnos nuestra Basho, poeta no es ese poema la tristeza. Por supuesto, dicha cláusula no es Basho
-Shomon meikakusen 


***



Las tumba de los 17 haijines

Naito pasar sus últimos años aquí en una pequeña cabaña (Butsugen un Futsumaboroshian) en el bosque de montaña que pertenece al templo Gichu-Ji (Ji Gichuu Yoshinakadera). 
junto a los 17 poetas de haiku fueron posteriormente enterrados aquí, en este pequeño cementerio.



Monumento  en la ermita de Butsugende




Tumba de Naito Jôsô junto al sutra

Naitô Jôsô, uno de los diez discípulos más sobresalientes de Bashô 
construyó una ermita llamado "Butsugen-an "en el recinto del Templo Gichû-ji 
y se puso de luto durante tres años después del fallecimiento de Bashô.
Recogió guijarros y en cada uno escribió una letra del sutra del loto "Hokkekyô". 
Enterró todos los guijarros y erigió una tumba para el sutra.
Después de que murió Jôsô, sus restos fueron enterrados al lado de la tumba del sutra.


***


Inclinadas por la lluvia,
las espigas de cebada,
trazan un sendero estrecho.

*

En el fondo del agua, 
sobre  una roca, 
las hojas de los árboles 

*

Sopla la nevisca
atravesando el fondo 
de la tristeza

-Naito Jôsô



Caligrafía de Naito Jôsô






Fuentes:
http://happyhaiku.blogspot.com.es/
https://poesiajaponesa.wordpress.com/page/4/
https://en.wikipedia.org/wiki/Nait%C5%8D_J%C5%8Ds%C5%8D
http://akikazeakizuki.blogspot.com.es/
http://www.haikubarcelona.com/haikulunes
http://www.elrincondelhaiku.org/sec5.php
http://wkdhaikutopics.blogspot.com.es/2008/01/naito-joso.html
http://slideplayer.it/slide/10464125/
http://www.photo365.co/t/weeklyhaiku
http://www.nagaragawagarou.com/visualmuseum/m-jousou.html





jueves, 8 de septiembre de 2016

Libro "Poca Cosa" de Frutos Soriano Fernández





El libro "Poca cosa"
de Frutos Soriano Fernández  
con portada de Susana Benet 
y acuarelas de Llanos Castillo. 



Frutos Soriano.  Foto: R. Serrallé





salamanquesa muerta:
con gesto aún
de acechar algo.


*


esa nube de pájaros
tiene forma de pájaro:
atardecer.


*


desde el arbusto
las flores nuevas miran
a las caídas


*


en el funeral
el olor de la mujer
que está a mi lado


*


alba invernal:
el humo de los coches
entra en la niebla


*


Frutos Soriano Fernández es uno de los más veteranos haijines y ha sido maestro de muchas personas que se han acercado al mundo del haiku.

"Poca cosa" es un libro de haiku, con algún senryu e incluso algún zappai.
Gorriones, palomas, prunos, varios perros, un gato blanco y otro negro y una morera recién lavada por la lluvia son algunos de sus protagonistas.
El argumento, como sucede en todo libro de haiku que se precie, no es otro que la Vida, esa que está ahí afuera, esperando ser descubierta por unos ojos atentos.
Hoy en día más que nunca, el haijin ha de actuar con su voz como guardián del espacio donde el haiku se manifiesta."

*



Frutos Soriano (Albacete, 1960)
Componente del Grupo Poético La Confitería. Presidente de la Asociación de la Gente del haiku en Albacete. 
Miembro de la Asociación cultural Repalandoria, que estudia las tradiciones y el habla típica de los pueblos albaceteños.

Bibliografía resumida:

Gárgolas (poesía reunida 1982-1992). Diputación Provincial de Albacete, 1997

Willbook: historia de un lum (cuento). Diputación Provincial de Albacete, 2000

Haikus del parque (junto a Ángel Aguilar). Librería Popular, 2002

Vuelve, Shane” (artículos periodísticos). La siesta del lobo, 2003

Diarios de un holgazán (haikus). La Veleta, 2006

No son falaguerías : vocablos y dichos de Chinchilla (junto a Teresa Navarro y Antonia Martínez). Uno Editorial, 2009.

El deshielo en Cicely (miscelánea). Uno Editorial, 2012

Un viejo estanque: antología de haiku contemporáneo en español (junto a Susana Benet). La Veleta, 2014

Teatro:

“Poetas (1980-2012) ¡mae mía!” (junto a Ezequiel Soriano). Microteatro estrenado en 2012 en el antiguo teatro Candilejas, dentro del espectáculo “Microteatros rojos”.

“Bécquer en Wyoming”. Obra teatral estrenada el 11 de septiembre de 2014 en el EA! Teatro, de Albacete. Compañía EA Teatro.

“La taberna francástica”. Microteatro estrenado el 7 de marzo de 2015 dentro de las Jornadas Tabernarias celebradas en el EA!Teatro.

“Nana de la niña mala”. Obra teatral estrenada el 13 de septiembre de 2015 en la Posada del Rosario, Albacete.





Colección Haibooks, 104 páginas
ISBN: 978-84-16607-64-8
PVP (papel): 10 €




El escritor albacetense tiene nuevo libro, 
Poca cosa
publicado por Uno Editorial


El escritor albacetense Frutos Soriano tiene nuevo libro, Poca cosa, publicado por Uno Editorial en su colección Haibooks, ilustrado con las acuarelas de la pintora Llanos Castillo, expresamente creadas para este libro. El autor comentó La Tribuna de Albacete las características de la obra.

Su nuevo libro aparece en la editorial albacetense, en una colección muy especial.

Seguramente es la única colección que hay ahora mismo de haiku en castellano. Esa es una colección importante que se inició en la página web El rincón del haiku, si no recuerdo mal en 2001, como compilación puntera de lo que es haiku purista en castellano. La página tuvo que dejar la colección y la cogió Uno Editorial, con la Asociación de la Gente del Haiku en Albacete.

¿El último título es el suyo?

Sí, es Poca cosa, que se debe a una cita de un escritor de haiku norteamericano, uno de mis maestros, que dice así: Concha marina, poca cosa / mas una vez fue casa de un ser. Refleja la idea de que lo más inadvertido es motivo de un haiku. Está muy en la línea de la filosofía del haiku, una poesía que, casi con preferencia, se ocupa de lo insignificante, de lo perdido. El haiku ve en todo algo importante.

¿Reúne aquí una colección?

No lo pensé para un libro en concreto, empecé a escribir haiku y es el cuarto que publico y está fechado entre 2005 y hoy, una etapa en la que he escrito menos haiku. Los anteriores eran como menos puros, pero los que reúno en Poca cosa creo que sí lo son y están escritos la mayoría en Albacete, pero también en Trasmoz, un pueblo de Soria, donde fui a terminar el libro; incluso los hay marinos, escritos en la costa.

¿Cómo son esos haikus puros?

Como el haiku es un poema de origen japonés y es una cultura distinta a la nuestra, hay que saber bien lo que es un haiku, su filosofía y origen, igual que los japoneses cuando estudian flamenco o aprenden a tocar la guitarra, deben aprender su concepto y la cultura. A veces hay que gente que cree que ha escrito un haiku, pero no lo es, porque utiliza metáforas, o son amorosos, mientras que el haiku japonés, es sencillo, no utiliza metáforas y es un poema del exterior, de naturaleza, no de sentimientos. En Occidente priman los sentimientos y las ideas literarias y en Japón la desnudez y sencillez.

Es un libro en el que recoge estos poemas escritos a lo largo de los años, porque se fijó también en otras formas literarias.

Claro. En estos últimos años escribo de todo. Me he dispersado más, en buen sentido, porque me he hecho más consciente de mi vocación de escritor y me centro en lo que me va apeteciendo y por ejemplo, en el teatro llevo cuatro o cinco años y muy contento, aunque también escribo artículos en prensa y algún poema. Me reconozco como un escritor variado y no solamente escribo haiku; también teatro, prosa, etc.

¿Contento con la edición?

Sí, ha quedado muy bien, porque Uno edita muy bien y la colección Haibooks es primorosa. La cubierta está ilustrada por Sara Benet, también una escritora de haiku y acuarelista, que sabe hacer unos dibujos muy en esa filosofía; es un libro que me encanta porque Miguel Ángel Aguilar y Luis Escribano son muy buenos editores y estoy muy contento.

¿Cuántos haikus reúne en Poca cosa?

No los he contado exactamente, pero deben ser unos 90.

 ¿Ha sido muy complicada la selección?

No, la he hecho sin prisa, porque entre lo que escribía, en mi cuaderno de notas iba seleccionando lo más interesante.

Casi coincide la salida con el Día del Libro.

Claro. La idea es compartirla con los lectores el viernes, en el expositor de la Plaza del Altozano, con firma de ejemplares. Será, de verdad, una pequeña fiesta.

¿Qué prepara?

Sigo con el teatro. He escrito un microteatro, Adiós, papá, que se está ensayando en EA! Teatro, con quienes colaboro y, además, tengo el encargo de un director teatral, que está todavía en sus orígenes. También estamos muy contentos con Nana de la niña mala, que esperamos reponer.


*




Una cigarra 
quieta en el pino 
el silencio 



Frutos Soriano "Poca cosa", imagen de Llanos Castillo
(de: Poca cosa - Haibooks - Uno Editorial - 2016)




Fuente:
http://paseos.net/phpbb3/viewtopic.php?f=30&t=15145
http://www.unoeditorial.com/portfolio/poca-cosa/
http://www.latribunadealbacete.es/noticia/Z10C2A131-9DA4-0FB2-41A2E7DD8C4C400D/20160421/frutos/soriano/haiku/casi/preferencia/ocupa/insignificante
http://susanabenet.blogspot.com.es/2016/04/haikus-de-frutos-soriano.html
http://haikusenalbacete.blogspot.com.es/2016/06/frutos-soriano-el-haiku