martes, 26 de marzo de 2013

María Isabel Vidal Angeleri - Mary Vidal




Tarde gris. 
Recién mojada cae 
otra camelia.



Nubes de lluvia. 
Cada tanto la luna 
alumbra el cerezo. 



Sale el sol... 
En el pimpollo que abre 
gotas de lluvia 



Nuevo ocaso... 
sin retornar al alero 
las golondrinas 



Primeras luces.  
El viento acerca ecos  
de una calandria 



Esta mañana 
el olor de las flores 
en los ciruelos. 



Desde la playa  
vuelo raudo de halcones,  
mientras la liebre ...  



Pescadería. 
Aún mueve las patas 
una centolla.



Cerezo en flor. 
Son dos los jilgueros 
pero uno no canta... 



Cae la tarde... 
y en el pico del zorzal 
otra lombriz 



Tarde de verano.
Detrás de la neblina,
algunas olas



Brisa estival...
arquea hacia el este, el brillo
de los coirones



Calor intenso...
una avutarda junto
al alambrado



Sol mañanero- 
Oculta entre las espinas 
se abre la flor



Atardecer-
entre sombras del cerro
rompen las olas



Viento del sur. 
A punto de caer 
la flor de cardo



En la caleta
suave ondular del  agua.
Los campos secos...



Viento invernal.
La ballena y su cría
rondan la orilla



Mar en calma. 
Cerca del viejo muelle 
otra  ballena



Primeras luces.
El color de la violeta
que está entre el hielo



El canto...
en el viento que acompaña
a las golondrinas



Charcos de lluvia.
Cada tanto un flamenco
abre las alas



Guano en las rocas... 
Con las alas abiertas 
quieto el biguá



Rumbo al este,
el vuelo silencioso
de los flamencos 



Eucaliptus.
Por las ramas sube el canto
con el jilguero



Al mediodía:
la sombra de las alas
del alguacil



Graznidos.
El frío recorre
la noche sin luna



Luz de luna
se desliza entre púas
una araña



Olor de algas...
Tras la única nube
queda la luna



Aves migratorias
Se deshace la espuma
entre las piedras



Casi de noche...
al frescor se une el canto
de un zorzal 



Sigue nublado…
Desde algún lugar
la voz de un zorzal



Agosto.
Los chorros de ballenas
 cercan a una hembra



Ni un poco de  brisa…
Sobre la flor de cardo
una semilla


Caen al pasto
unidos entre zumbos
los alguaciles



Mar agitado.
Cientos de coralinas
sobre la costa



Final de invierno.
Un canto desaparece
entre la niebla



Mar de verano.
La gruta poco a poco
se llena de espuma



Aún la nieve... 
acurrucado sobre el poste 
un aguilucho



Primeras luces.
El viento acerca ecos,
de una calandria



Frío en la estepa.
Una bandada y otra más...
vuelven los patos



Marea baja...
entre los mejillones
pica un ostrero



Cerezo en flor. 
Son dos los jilgueros 
pero uno no canta…



Viento en el cable...
silencio en una hilera
de golondrinas



Tarde de abril.
Con cada ola el sonido
entre las piedras



Acantilado
Lo recorre la espuma
con cada embate



Luz del ocaso.
 Se deshace en el charco
la última nube



Aguanieve...
cada vez menos hojas,
en el ciruelo



Anochecer.
Cada vez más temprano
regresa el cormorán



Brotes de cerezo...
a través de los huecos
asoma el viento



La luz de la luna 
también en las flores 
del duraznero.



 Lleno de sol... 
en medio de la senda 
el clavel de campo


11 Haikus de Otoño 


Más alta que la niebla:
la punta de una torre
y los graznidos... 


Mediodía... 
más allá de la bruma 
la forma de un barco


Niebla en abril.
Muy quieto en el poste
un aguilucho


Puesta de sol...
apenas brisa en hojas
que amarillean


Vienen del sur...
resuena un grito al paso
de los flamencos


Tarde de abril...
el sendero se pierde
entre flores amarillas


Remolino...
El vuelo entre las hojas, 
de una avispa


Algo de bruma.
Las ballenas dan saltos
cerca de la costa


Comienzo de otoño...
Rodean la cruz sin nombre,
flores silvestres


Viento de otoño.
Un cisne con la cabeza,
bajo el ala


Aguanieve...
cada vez menos hojas,

en el ciruelo


-Mary Vidal 





Maria Isabel Vidal Angeleri - Mary Vidal



12 comentarios:

  1. Gracias, Xaro, por esta nueva presentación.
    Hermosos los haikus de Mary.
    Cada uno contiene algo singular y, al mismo tiempo, denota una línea.

    Desde mi otoño, un saludo muy afectuoso a ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mary emana, esa sencillez y dulzura que trasmite a sus haikus y que hace leerlos y releerlos...
      Una gran haijin

      Un fuerte abrazo querido JC

      Eliminar
  2. Preciosos Mary!!

    Gracias por traerlos Xaro.

    Un abrazo eterno para ambas _/\_

    ResponderEliminar
  3. Xaro, realmente has hecho una selección excelente de Mary !

    Qué trabajo mujer, encomiable!

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirta, esta es una selección hecha por las dos

      No, no es trabajo, es todo un placer

      Besitos querida Mirta

      Eliminar
  4. Una gran selección la que nos traes de Mary. Gracias a ambas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Leti, un honor poder traer los haikus de tan buenos-as haijins

      Un abrazo amiga

      Eliminar
  5. "Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla."

    Confucio

    ¡Tu siempre lo logras,Mary! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lilí por tus bellas palabras, los haikus de Mary tienen esa delicada dulzura y tanto sabor...

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Un gustazo de selección. Muchas gracias por el esfuerzao.

    Muy bien Mary, me alegro mucho que escribas haiku. Es un regalo de paz leerlos.

    -^- Mercedes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes, un verdadero regalo para el alma que nos hace Mary

      Besitos

      Eliminar