domingo, 28 de abril de 2013

Lilí Balladares




Un solo estruendo
-relámpago que alumbra
la tierra arada-


Tarde y garúa,
en el terreno huellas
de un caminante.


Dos hojas secas
escapan de la hoguera
elevándose.


En la otra acera
ve demoler la casa
de sus ancestros.


Primeras gotas
-se graban las huellas
en el asfalto-


Al sereno...
alumbran la campiña
bichitos de luz.


Mis pies descalzos
entre el barro y la luna
dentro del charco.


En el rompiente,
vaivén de medusas
entre la espuma.


Rama flexible
cimbrada por el peso
de un nuevo enjambre.


La luna llena
suspendida en la rama
del duraznero.


Noche serena,
reposa hasta el silencio
entre las copas.


Se despereza
detrás de la ventana
un gato gordo.

Lilí Balladares



Ana Lilí Rodríguez Balladares



martes, 16 de abril de 2013

Libro: "Aware" Maestro Vicente Haya



                                                                           



AWARE

Iniciación al haiku japonés

Maestro Vicente Haya

Desde su retiro en el Templo Kôfukuji en Nagasaki, Vicente Haya -considerado ya como el mayor experto en haikus de lengua castellana- acomete en Aware la prodigiosa tarea de explicar en un solo libro todo lo que hay que saber haiku.

El autor establece 88 puntos fundamentales a fin de entender el haiku, y para ilustrarlos traduce directamente del japonés 262 haikus. 
Muchos de ellos -y no pocos de autores célebres- contienen errores que, con magistral claridad.
 Vicente Haya va diseccionando para que podamos captar y entender en qué consiste un buen haiku. 
Su lectura es tan amena como apasionante, ya que va desde la crítica mordaz a un tono poético que entra en el ámbito de lo místico. 
De ahí que haya titulado este libro Aware: el término que resume la noción de emoción estético-religiosa que en el japonés despierta la Naturaleza.


Datos del libro

AWARE

Autor: El Maestro Vicente Haya

Libro impreso
ISBN: 9788499882451
Páginas: 312
Tamaño: 13 x 20
PVP: 14.42 €
Colección: Clásicos
Editorial: Kairos






sábado, 13 de abril de 2013

Haikus de Manuel Hontoria



Pisadas,
y el temblar de la espuma
al viento frío.


Si no me encuentras,
búscame en tus pisadas
junto a la espuma.


Mediado el día,
la sombra de una flor
crece en el muro…


Flota serena
al final del camino;
la hoja seca.


De uno a otro cuarto,
el aroma dulzón
del aligustre.


Estiaje.
Entre los juncos, lentas
pasan las nubes.


Final del día,
las voces de las olas
suenan más fuertes.


Atardecer,
todo el cielo en el charco
y el sol más rojo.


Bajamar,
sobre la vieja maroma
las algas verdes.


Atardecer marino,
con luz cálida
prende la farola.


Fuerte poniente,
va arrancando a la espuma
retazos blancos


Una tras otra, 
la espuma va llenando
todas las huellas.


Sol implacable,
a la umbría de la zarza
nada el galápago.


(Últimas luces)
Un intenso naranja
cubre los cuerpos.


Luz del alba en sus plumas,
las gaviotas van al mar.


Arena fría,
en las huellas del perro
crecen las sombras.


Por fin escampa,
una gota ilumina
a cada fruto.


Una ola o dos …
Aquel vaso de plástico
la mar se lleva.


Marea baja,
en la arena que piso
nadie ha pisado.


Agua y espuma,
un “poquito” de mar
queda en la concha.


Manuel Hontoria



Manuel Hontoria -Manuel- (Sevilla)


jueves, 11 de abril de 2013

"Pinceladas": Elsa Pascual y Montse Tobella



Hoy quiero compartir con vosotros una noticia: la publicación del libro Pinceladas.
Es un proyecto que surgió hace un poco más de tres años y  ahora ha visto la luz.
En él encontraréis haikus escritos por mí e ilustraciones de Montse Tobella.
Está editado por Pol·len Ed. y todo el diseño del libro ha sido muy cuidado.
Ya lo podéis encontrar en las librerías.
Espero que lo disfrutéis.
Elsa Pascual

                                                                             

                                                                             






http://www.tibiaspinceladas.blogspot.com.es/


Alonso Salas Machuca

-Alonso Salas  Machuca-

Haijin
 y profesor en el Conservatorio Cristóbal de Morales de Sevilla
 y director del grupo de música histórica 
Ottava Rima. 





凍る水釣り船の腹打ちたたく

Kôru mizu
tsuribune no hara
uchitataku

El agua helada
golpea los costados
de las barcazas

*

暗やみにしゃがみ込み子供ニ人ひそひそばなし

Kurayami ni
shagamikomi kodomo futari
hisohisobanashi



La oscuridad
En cuclillas, dos niños
cuchicheando

*

Caen castañas
sin resistencia
sobre las hojas rotas 

*

Cabeceando
el viejo y en su regazo

la tomiza por hacer 

*

Llega una avispa
al sonido del agua,

de sopetón 

*


Un pájaro se posa
en la veleta
que apunta hacia el norte

*

Ha escampado
de todas partes el vuelo

de las alúas 

*

Alguien recoge
farfollas de maíz…

¡saltan bichitos! 

*

Cálido otoño
los pinzones hurgando

en el caballón 

*


Luna creciente,
y el musgo aún más verde
después de orinar

*


Lejos, el humo
parece no moverse
en la campiña

*


Entre mazorcas
la sombra de una nube

acercándose 

*

Se bifurca el camino,
los mirlos a la sombra

de los plátanos. 

*

Saltan al camino
semillas de lampazo

Viento del sur 

*

Ligera niebla
a punto de cubrir

los almendrales 

*


畑から荷車の柄までミヤマガラスの飛行

Hatake kara
niguruma no e made
miyamagarasu no hikô


De los sembrados
a la lanza de un carro:
vuelo del grajo

*


Más silencioso
el valle, con el vaho
de los ganados

*


Pisoteando
las farfollas de maíz

forman un camino 

*


フクロウの声夜霧に二人の荷車引き

Fukurô no koe
Yogiri ni futari no
niguruma hiki

Canto del mochuelo.
Al relente de la noche
dos carreteros.

-Alonso Salas -



 Pintura de Koson Ohara (1877-1945) 




Han colaborado en la traducción al japonés:
 el Maestro Vicente Haya, 
la Profesora Miyoko Tamura de la Universidad de Nagasaki
Keiko Kawabe 




Fuente:
http://blogs.periodistadigital.com/elalmadelhaiku.php
https://haikunversaciones.files.wordpress.com/2014/01/hojas-en-la-acera-nro-10.pdf
http://2013.femas.es/artistas/artista-grupo/ottava-rima/index.html



miércoles, 3 de abril de 2013

Puro Aware




Un caballo 
a solas en un huerto: 
el tobillo blanco



Era un caballo como surgido de la nada, como una verdadera aparición;
no diré una epifanía, pero casi, casi...
Allí estaba él solo dentro de un huerto tras una alambrada que delimitaba el perímetro de la propiedad.
Quieto, muy quieto y sin quitarme el ojo de encima,
Y yo igual, contemplándole muy quieto y fascinado por su imagen.
Y en eso que movió, más bien alzó un poquito uno de los cascos de la pata trasera
y vi que tenía un tobillo con el pelaje blanco que contrastaba con su color pardo-marrón...
Si la visión del caballo me había sorprendido por hallarse justo donde hacía un par de horas no había nada...
Lo del blanco del tobillo fue una conmoción del alma y como os pasa a vosotros, ese no sé qué inexplicable...
La soledad de ese caballo repentinamente surgido de no sé dónde...

La soledad de esa mancha blanca en lo más extremo y apartado del animal...
No sé...



José Luis Vicent- Barlo





 Hiroshige 1797-1858