miércoles, 7 de marzo de 2012

Ihara Saikaku

Cambio de vestimenta
La primavera desapareció
En el gran baúl.


*******

Yo vi la luna
De ese efímero mundo
Aún dos años más.


*******

Ogawa Shushiki (1669-1725)



Ume Shukishit(Shushiki) también conocida como Oaki u Ogawa Shushiki, fue estudiante de Kikaku, discípulo favorito de Bashô.
Ella escribió el poema de arriba a la edad de 13 años durante la fiesta de la contemplación del cerezo en flor, en el Parque de Ueno, en Tokio.



Murió el día 15 de abril de 1725.
En sus poemas, refleja un punto de vista del Budismo Mahâyâna que reconoce que el vacío (Nirvana) como el despertar a un mundo de verdad y color.





Cuidado.
La contemplación del cerezo
embriaga.

 
Despierta
de este sueño
veré el violeta de los iris




Este último poema lo escribió poco antes de su muerte.
La vida es un sueño, la muerte una nueva y mejor vida. 
El color violeta representa la juventud de la mujer. 









Sono-jo (Shiba Sonome. 1664-1726)

Violeta salvaje.
Incluso antes de florecer
se distingue.


*******
 
Descontentas
Las violetas han muerto
También las colinas


*******
 
El niño que cargo
en la espalda juega con mi cabello.
¡Qué calidez!


*******
 
Tropezando
En una roca
El canto del hototogisu


*******

Hawai Chigetsu (1632-1718)

Sola en la cama
Escucho un mosquito
Revoloteando una triste melodía


*******
 
Vienen los niños -
me sacan de la cama
y los años se van.


*******
 
Para mi trabajo
En el fregadero
El canto del uguisu


*******
 
Visité su tumba en Kiso.
De abrir la puerta mostraría al Buda
Brote de flores


*******
 
Señalan con la mano -
En puntillas los niños
la luna admiran.   


*******

Den Sute-jo (1633-1698)

En el agua
teme a su reflejo
la luciérnaga.

...
 
Mañana nevada.
Por todas partes
huellas de zuecos.

...


Junto al estanque
se detiene la brisa
cerezo en flor

...


la luna parece más confortable
en el cielo, cuando la ves
a través de la persiana de bambú.

...


la rama del ciruelo en flor-
la fuerte fragancia
del señor que amo.

...




Mirando el espejo de agua,
el sauce del río
dibuja sus cejas

...
 
Verano.
A través de la nubes
hay un atajo a la luna.

...


Giro en mi cama,
primero acaricia mi corazón
la orquídea de Valle.

...
 
Ni una sola hoja
No duerme ni la luna
En este sauce 

...


adornada con gotas de agua
de la regadera, una brillante
azalea princesa

...


la floración de anoche
perdura en la mañana-
nieve en los árboles.

...



Lo hace la flor.
Simplemente enseña al mundo,
la lozanía de la cereza

...


La mariposa,
tan distinta y tan indistinguible
de una flor 

...

¡Ah qué delicada!
La piel de la mujer
la piel que esconde

...

Hongos del pino,
vivir mil años
en un otoño

...

Acostumbrándome a las dificultades,
un crisantemo silvestre
en la nieve.

...

  Mirar como si no
tuviera nada en mi mente.
Tarde de otoño

...



Den Sute- jo (1634-1698) fue discípula de Basho y creó su propio estilo donde el principio
 " Uno con la naturaleza " creado haikus de exquisita belleza y armonía.
                                                

Usuda Arô 臼田 亞浪 (1879-1951)




Usuda Arô 臼田 亞浪 (1879-1951) 
Poeta de haiku moderno japonés, su nombre real Usuda ShigeruIchiro (Uichiro).

Nacido Feburary 1 en Komuro, Nagano長野小諸. Murió 11 de noviembre 
Su tumba se encuentra en el templo中野宝仙
Su nombre de haijin era  Itto一兎(いっと) (un conejo) 
Se graduó en la Universidad de Hosei  法政大学(ほうせいだいがく). 
Conoció Takahama Kyoshi y estudió haiku con él. 
Editó la revista de haiku Shakunage 石楠(しゃくなげ Rododendro Su lema era 一句一章. 
...



Usuda Arô 臼田 亞浪



Usuda Arô 臼田 亞浪  (1879-1951)




漕ぎ出でて  遠き心や   虫の声

Kojidete   toki kokoro ya   mucshi no koe

Partiendo en barco,
Un corazón que se aleja
El canto de los insectos.

(Trad Vicente Haya)


*


Un ave canta
Y calla...
La nieve en el crepúsculo.


*


木より木に  通える風の  春あさき

ki yori ki ni   kayoeru kaze no   aru asaki

Leve es la primavera,
Sólo un viento que va
De árbol en árbol.

(Trad Antonio cabezas)


*


 ya Doko hizo ni hito yukeba au 

Oh,  cuco - 
hasta dónde debo caminar 
hasta que me encuentre con alguien


*


aullando en el viento  norte 
un halcón vuela
el objetivo es el monte Fuji


*


En la punta de una rama 
cuelga el sol poniente 
- Viento de otoño


*


La creciente oscuridad, como de costumbre 
desde el fondo de una tormenta de nieve 
un enorme disco solar


*


ncuentro mono wa shi ni yuku tsutsuji moete ori 

todos los seres mortales 
tienen que morir - 
azaleas en flor


*


Kimizuka wa Yamaji ga kari ni Aki no Kure 

en mi tierra natal , 
mientras camino por un sendero de montaña... 
 el crepúsculo de un día de otoño

*



Pintura de Katsushika Hokusai (葛飾 北斎 (1760-1849)





Fuente:
DE: haiku japonés 2001 Publicado y editado por el HAIKU asociación moderna (Gendai HAIKU KYOKAI) Traducciones por Eric Selland, Philip Zitowitz y Martin
http://www.haikuspirit.org/haiku2001.html
https://www.google.es/search?q=Usuda+Ar%C3%B4+(1879-1951)&espv=2&biw=1280&bih=709&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=Ov48VM2JGMH3aJ7SgPgH&ved=0CCcQsAQ
http://www.elrincondelhaiku.org/
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Usuda_Aro.JPG



Fukuda Chiyo-ni (Kaga no Chiyo) 福田 千代尼




Autorretrato de Chiyo-ni


Chiyo-ni, es considerada como una de las mas grandes poetisas de haiku, comenzó escribiendo a la edad de siete años.
Tuvo dos grandes maestros del haiku, alumnos de Bashô.
En 1755, Chiyo-ni se hizo monja budista, y dejo estas palabras.

"Sin renunciar de este mundo, quisiera enseñar a mi corazón, que fluya noche y día, como el agua clara"


La poetisa de haiku, queriendo mejorar su arte, llamó a un famoso maestro de haiku que visitaba en aquellos días el pueblo donde vivía.
Ella ya gozaba de cierta reputación entre sus amigos como una excepcional escritora de haiku. 
Pero Chiyo no se sentía satisfecha con una fama meramente local. 
Es mas, lo que realmente le impulsó a contactar con el poeta viajero era una pregunta sobre su propia actividad creativa. 
Quería saber en que consistía un haiku genuino, un haiku que realmente mereciese ese nombre, un haiku de auténtica inspiración poética. 

El maestro le dio un tema para que compusiese un haiku. 
Era uno convencional; "el cuco" (cuclillo).
Es este un pájaro muy querido de los poetas japoneses de haiku y waka. Una característica especial de este pájaro es que canta toda la noche mientras vuela, y por esa razón es muy difícil oírle o verle volar.


Chiyo intentó numerosos haiku sobre el tema dado por su maestro, pero el los rechazo todos sistemáticamente como meramente conceptuales y no fieles al sentimiento. 
No sabia ya que decir, o como expresarse mas genuinamente.





                                                                        
Una noche, se quedo largo tiempo absorta en estos pensamientos de tal forma que no se dio cuenta de que amanecía ya, y que las paredes de papel habían comenzado a iluminarse débilmente. Y entonces el siguiente haiku se formo en su mente:


¡Cuco, cuco!
Toda la noche
Y al final ¡La aurora!


Cuando se lo mostró al maestro, este lo aceptó de inmediato como uno de los mejores haiku escritos sobre el cuco. 
La razón era que el haiku comunicaba los auténticos sentimientos de su autora sobre el cuco y no había nada artificial o intelectualmente calculado en el.
Es decir, no había un ego de parte de su autora que buscase su auto-glorificación. 
El haiku, como el Zen, aborrece el egoísmo en cualquiera de sus formas. 
El producto del arte debe estar libre de artificio o motivaciones de cualquier tipo. 
No debe existir ningún agente mediador entre la inspiración artística y la mente a la que llega. 
La inspiración es como la "música celestial" de Chuang-tzu (tien-lai). 
El artista debe prestar atención a la música celestial, no a la humana. Y cuando se tropiece con la inspiración, tiene que ser como un autómata sin interferencia humana. 
Dejemos que el Inconsciente se manifieste libremente, porque el Inconsciente es la zona donde los impulsos artísticos están a salvo del utilitarismo superficial de nuestras vidas.
El Zen también habita ahí, y es por esto que el Zen puede ser de gran ayuda a todo tipo de artistas.


La larga meditación nocturna de Chiyo sobre el hototogisu le ayudo a abrir su Inconsciente. 
Lo que solía hacer antes de esta experiencia era pensar en el tema que emplearía luego al escribir un haiku. Es por ello que todos sus haiku estaban teñidos de una cierta artificialidad o astucia que nada tenían que ver con la poesía de forma estricta. 

Chiyo por primera vez se dio cuenta de que un haiku, en tanto en cuanto obra de creatividad poética, debía ser una expresión de sentimientos íntimos totalmente vacíos de ego."


Daisetz T. Suzuki, "Zen y Cultura Japonesa"


 Firma de Chiyo- ni
千代女(加賀の千代尼) ちよじょ(かがのちよに)




Caligrafía de Chiyo ni


*


Imagen de Chiyo-ni


Capturado mi pozo
por la flor de asagao (la ipomea),
salgo a pedir agua

*

¡Luciérnagas!
En el río
las tinieblas pasan

*

Koborete wa   tada no mizunari   beni no tsuyu

Al derramarse
de la flor roja, el rocío
es mera agua


*

Koe nakuba
 sagi ushinawamu
asa no yuki

A no ser por sus voces
 ni existirían las garzas: 
alba de nieve

(Traducc. Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala)

*


Roza
el hilo de la caña de pescar,
la luna en verano


*

落 鮎 や 日 に 日 に 水 の お そ ろ し き

ochiayu ya hi hi NI NI Mizu no osoroshiki

descendente de la trucha -
día a día el agua
se hace más terrible


(Trad. Gabi Greve)


*

川ばかり闇はながれて蛍かな 

Kawa bakari
yami wa nagarete
hotaru kana

Simplemente un río:
oscuridad que fluye

entre luciérnagas

(Tradc. Vicente Haya)


*

Todo lo que recogemos
en la playa de la marea baja,
está vivo

*

Hay mariposas
por donde van las niñas,
detrás, delante

*

En la lluvia de primavera,
todas las cosas
son más bellas

*

Del violeta de las nubes
al morado de los iris,
se dirige  mi pensamiento

*

Si por la mañana se cierran,
las campanillas en flor
¡Es por el odio de los hombres!

*



                   こぼれては風拾ひ行鵆かな     

Koborete wa
kaze hiroi-yuku
chidori kana
               

De la bandada de los chidori,
uno va perdiendo fuerzas

y el viento lo recoge

(Tradc. Vicente Haya)

*

El ruiseñor,
vuelve y vuelve a decirlo
y no se cansa

*

El rojo de los labios,
mi boca olvidó
¡Oh el agua de la fuente!

*


名月や行つても行つてもよその空

Meigetsu ya
ittemo ittemo
yoso no sora

La luna llena
No importa a donde vaya,

el cielo me es ajeno


(Tradc. Vicente Haya)

*

La rana
infla el buche ante las nubes
que traen lluvia

*

El páramo y montaña.
nada se mueve
esta mañana de nieve

*


手折らるる人に薫るや梅の花

Taoraruru
hito ni kaoru ya
ume no hana


Perfume para aquel
que la corta con su mano
Flor de ciruelo

(Tradc. Vicente Haya)

*

Ese pequeño
cazador de libélulas
¿Dónde habrá ido?

*

¡Oh mariposa!
¿Qué sueñas
cuando agitas tus alas?

*

雨雲にはらのふくるる蛙かな

Amagumo ni
hara no fukururu
kawazu kana

La rana
infla el buche
ante las nubes que traen la lluvia

(Trad. Vicente Haya)

*

Luna llena,
paso a paso por la nieve...
el sonido de las piedras

*

El agua se cristaliza,
las luciérnagas se apagan.
Nada existe

*

Los caballos retozando,
huelen sus cuartillas.
Violetas silvestres

*


Volar hasta las nubes,
es juego para las grullas.
Primer amanecer del año

*


川ばかり闇はながれて蛍かな

Kawa bakari yami wa nagarete hotaru kana

Simplemente un río:
oscuridad que fluye
entre luciérnagas

*

El niño muerto.
¿Quién romperá las paredes de papel?
¡Son tan frías...!

*

Las mariposas,
también se enojan
algunos días

*

De no ser por sus gritos,
extraviadas las garzas
en la nieve matinal

*


Habiendo mirado fijamente a la luna,
yo parto de esta vida
con una Bendición


*



La casa de Chiyo ni (reconstruida)


*


Estatua de madera  en homenaje a Chiyo-ni por el escultor Saburo Yoshida


*


Temple Shokoji 聖興寺 (Shookooji)
Chiyo Amatsuka


*


Sala prinipal de la puerta del templo  
(Kiyoshikyotera) 


*





 "Sin renunciar a este mundo,
quisiera enseñar a mi corazón,
que fluya noche y día,
como el agua clara”

Kaga no Chiyo-ni 1703-1775



Fuentes:
http://blogs.periodistadigital.com/elalmadelhaiku.php?cat=9522
https://en.wikipedia.org/wiki/Fukuda_Chiyo-ni
http://wkdhaikutopics.blogspot.com.es
http://haikukan.city.hakusan.ishikawa.jp/english/chiyojo/autumn/detail_19.html
https://www.google.co.jp/search?hl=en&q=%E8%81%96%E8%88%88%E5%AF%BA%E3%80%80%E5%8D%83%E4%BB%A3%E5%B0%BC&um=1&ie=UTF-8&sa=N&tab=wi&tbm=isch&gws_rd=ssl#gws_rd=ssl&imgrc=_





Yamazaki Sokan


Aunque haga frio
No te acerques al fuego
¡Oh Budha de nieve!


Si a la luna llena
Se le pone un mango
¡Un abanico!


El año termina
Nadie me da nada
este atardecer



Mudas las garzas
Trazarían en el cielo
Una línea de nieve



¡Ah, un cuco!/
cuánto tendré que caminar
hasta que me encuentre con alguien






Yamasaki Sôkan


Su verdadero nombre era Shina Norishige, su  seudónimo Yamasaki Sôkan


Arakida Moritake

Al amanecer
Un chubasco otoñal
Emocionante.

Ryokan

Al ladrón
Se  le olvidó la luna
En la ventana.


*******

¡Escucha atento!
Entre el arroz silvestre
Los petirrojos.


*******

Noche de verano
La pasé en vela
Contando pulgas.


*******

Sobre el caballo
El viento que azota
El hombre de mirada segura.


*******

Los días de lluvia
El monje Ryokan
Da pena.


*******

Yerbas de otoño
Ganas de mirarlas
Hasta que escarchen.


*******

Se va el otoño.
Esta melancolía
¿A quién contársela?


*******

El Ruiseñor
Y sin embargo qué pocos
Se han dado cuenta.


*******

Takarai Enomoto Kikaku 1661-1707

Takarai Kikaku 

( japonés : 宝井其角 ; 1661-1707), también conocido como Enomoto Kikaku .
Fue uno de los principales discípulos de Basho
Su padre era en Edo médico, pero Kikaku optó por convertirse en un haikai poeta profesional en lugar de seguir sus pasos. 
Editó dos de las principales antologías a través del cual la Escuela Basho ganó su reputación, incluyendo Minashiguri (Castañas arrugadas, 1683), y escribió el prólogo para un tercer Saruminosho (Straw Raincoat del mono, 1691)
Pero sus relaciones con su Maestro eran a menudo tensas, él es a menudo el blanco de la tradición anecdótica transmitida entre los discípulos, y no parece haber sido una final caiga. 
No se le menciona en ninguna parte, por ejemplo, en la última gran obra de Basho, Oku no Hosomichi (el camino angosto hacia el Back Country)
La poesía de Kikaku es conocida por su ingenio y por su dificultad. Mientras que Basho, especialmente en sus últimos años, se centró en el campo y abrazó una estética de simplicidad.


Kikaku prefiere la ciudad y las oportunidades que presenta para el juego extravagante. 
También prefiere una forma más exigente de la poesía,  con juegos de palabras, alusiones y yuxtaposiciones de imágenes que desafían la explicación fácil. 

En el momento de su muerte, fue tal vez el poeta líder en Edo (actual Tokio), que entonces tenía una población de alrededor de un millón, por lo que es tal vez la ciudad más grande en el mundo 

Kikaku es  conocido por su haiku, como el de esta anécdota sobre él y su maestro: 
Un día, Kikaku compuso un haiku,

Libélula roja 
romper apagado es alas 
guindas

que Bashō cambió a,

Sour cherry 
 agregar alas a él 
Libélula roja ;

Diciendo  que la poesía debe dar vida a la vida, la vida no está lejos de la vida.  Su Maestro es conocido por haber denigrado a Kikaku de los esfuerzos impertinentes. 
Kikaku escribió sobre  Basho, y en este sentido su poesía estaba más cerca antes haikai. 
Marcó la pauta para haikai de Basho de la muerte hasta el momento de Yosa Buson en el siglo XVIII.
Kikaku dejó un importante documento histórico, que describe los últimos días de Basho y el período inmediatamente posterior a su muerte, que se ha traducido en Inglés. 
En conmemoración del 300 aniversario de la muerte de Kikaku, Nobuyuki Yuasa dirigió un bilingüe (Inglés y Japonés) internacional renku , o un poema relacionado colaboración, que se abrió con la siguiente hokku por Kikaku

                                                                                
Takarai Enomoto Kikaku


鐘 ひとつ 賣れ ぬ 日 は なし 江戸 の 春

Primavera en Edo,
No pasa un día sin
Un campana del templo vendido.

***

El sauce 
Contempla al revés
La imagen de la garza.


***


Las libélulas
Tranquilizan su locura
Al atardecer.


***


Hototogisu  akatsuki kasa wo kawasekeri

Grita un cuco;
el amanecer me hace comprar
un paraguas.



Aquí y allá,
las ranas croan en la noche
estrellas brillantes



El mensajero
ofrece una rama de ciruelo-flor,
y luego la letra



el antiguo mensajero
le ofrece primero una rama de ciruelo...
y después la carta



una lluvia de verano -
una mujer está sentada sola
mirando fuera



A la luz del sol plana
una mariposa vagando
por la calle de la ciudad



Ahora las libélulas
dejan sus giros locos ...
una fina luna creciente



"Mi nieve!" - Cuando pienso en eso,
que pesa casi nada
en mi paraguas y sombrero.



Esta nieve es mío
el pensamiento de que lo que parece más claro
en su sombrero de junco



Un hombre que se come
su comida en medio de las glorias de mañana
que es lo que soy!



Qué hermosa luna! Se proyecta
la sombra de ramas de pino
sobre las esteras.



El cuerpo de Nightingale
colgado boca abajo
primera canción del nuevo año



Puppet
golpeando un tambor taiko
fiesta flor de visualización



Una cascada de sake
y fresco fideos cebada llueven
del cielo!



Si un hombre rico
es lo que quiere decir ser. Entonces
olvidar la tarde de otoño también



Como buen caballo galopa
20.000 poemas son moscas
esparcidas en el viento



Tónico para el verano, el calor
de un perro lame hacia arriba
y sube las cimas de nubes



Una sola campana
se vende por lo menos una cada día
de primavera en Edo



Una tormenta de verano de repente
el que asoma fuera de
la mujer



Sobre el mar
un arco iris, borrada por
una bandada de golondrinas



En la cama del Emperador,
el olor de los mosquitos quemados,
y los susurros eróticos



Una sola hoja de ñame
contiene toda la vida
de una gota de agua



Durante el largo camino
de la flor-portador siguiente:
luna abundantes



Empiezo cada día
con los verdes de desayuno y el té de
la mañana y las glorias



Montar la gran hoja
del árbol de plátano
del árbol-rana se aferra



Ahí va un mendigo
desnudo a excepción de la túnica
del cielo y de la tierra!



Rayo-juego-
que ayer estaba en el este
se encuentra en el oeste hoy



Su compañero devorado
por el gato, la esposa del grillo
debe luto



En el cumpleaños de Buda,
el niño huérfano se convertirá en
hijo del templo



Oh Gran Buda,
sus piernas se estan llenado
con estas flores de nieve



Esta hermosa cara
los arañazos faisán él
con espolones afilados



Separar el algodón
son mayores también
se enfrenta a las muñecas hina



En Kyomachi
un gato merodeando por amor
cabezas para Ageyamachi



La luna llena de otoño
en esta estera de paja
de pino árboles de sombra



Pilares de mosquitos
de un puente flotante de los sueños
se extiende a través



Esta puerta de madera
me deja fuera para la noche
luna de invierno



La voz ronca de
un mono, pero sus dientes son blanco brillante
pico de la montaña y la luna



Kagura baile en la noche
la respiración del artista blanco
dentro de su máscara

***

Un relato de los últimos días de nuestro maestro Basho
Por Takarai Kikaku 
Traducido por Nobuyuki Yuasa


Este relato es una traducción hecha por Nobuyuki Yuasa de un importante manuscrito de Takarai Kikaku, también conocido como Shinshi, uno de los seguidores de Basho.

Para conmemorar el 300 aniversario de la muerte de Kikaku este texto forma parte de un nuevo folleto, producido en japonés e Inglés, que también incluye un Kasen renku conmemorativa, titulada:
"Primavera en Edo", dirigido por el Prof. Yuasa.

Un relato de los últimos días de nuestro maestro Basho

La floración de primavera hizo su pesada cabeza, sus ojos barro, y su melancolía corazón. La enramada fresca en verano salpicado de piedras alrededor de un estanque lo trajo humedad, falta de sueño y la enfermedad de la mañana. 
El otoño simplemente aumentó su dolor y tensa sus entrañas. 
Un invierno, escribió:

De alguna manera llegué a casa 
a ver las hierbas secas pampas 
de pie en la nieve.

Cerró la puerta al mundo, dándose cuenta de lo inútil que era, y todos los que fueron a visitarlo tuvieron que marchar sin verlo. 
Todos dijeron que era una lástima que él había crecido tan viejo.

Este maestro era un hombre solitario y muy pobres, pero sus virtudes eran infinitas.
Más de dos mil discípulos en diferentes partes del país, lejos y cerca, tenían confianza universal en él - algo que va más allá de nuestra comprensión habitual.

En el invierno del tercer año de Tenna, su casa de campo de césped fue devorada por un incendio repentino, y tuvo que salvar su vida, vadeando a través del agua de los ríos, con una estera sobre su cabeza, para atravesar el humo. 
Este fue el comienzo de su vida dura. 
Debió de darse cuenta de que su vida en este mundo era frágil y débil como su casa. 
Renunció a la idea de establecerse en un lugar, y se fue a un pueblo de montaña en la provincia de Kai. 
Sin embargo, se encontró con la vista del monte. Fuji demasiado frío y distante. Así que regresó a su antiguo lugar, con la esperanza de alcanzar un estado de éxtasis puro bajo las vigas puras de la luna. 
Sus discípulos se alegraron de verlo de nuevo y construyeron para él una casa de campo en el antiguo lugar, la plantación de una reserva de torneo árbol para consolar a sus ojos. 
Siguió viviendo una vida solitaria y escribió el siguiente poema en una noche lluviosa.

El árbol del torneo por el viento, 
el ruido de las gotas de lluvia que golpean 
una cuenca en la oscuridad.

Sin embargo, sus amigos que amaban la vida retirada fueron a verlo y nos empezaron a llamar a nuestro maestro Basho.

Acerca de este tiempo, Daiten, sacerdote principal del templo Engakuji, que tenía un gran conocimiento de la adivinación, estudió la fortuna de nuestro Maestro a mi petición, y se encontró que de todos los signos, 'Sui' era donde residía su fortuna. 
En otras palabras, su fortuna era como una reserva de hierba de pampas soplado por el viento y golpeado por la lluvia, plagado de numerosas preocupaciones y problemas, pero su vida estaba a salvo, a pesar de todo esto, y que continuaría para raspar a través de los años, de 'Sui' significa 'reunir'.

Así, nuestro maestro  reunía toda clase de hombres y cosas , de modo que no tenía tiempo para descansar su mente. 
Tal era el poder de este auspicioso adivinación que nuestro maestro hizo reunir a todo tipo de personas a su casa de campo de hierba. 
Todos le  miraron  como un maestro, y trataron de consolarlo en todo lo que podía. 
Su casa fue una ubicación ideal para este tipo de reuniones, ya que no había puentes, barcos, árboles y torres cercanas, y la vista a nuestro maestro se describe en el siguiente poema fue realmente atractivo:

Nubes de flor de cerezo, 
¿La campana provienen de Ueno 
O de Asakusa?

Por lo tanto nuestro maestro vivió una vida feliz en su casa, muchas personas tratan de ayudarlo, pero un día de otoño en el primer año de Jyokyo, decidió viajar a su lugar de origen, al recordar ciertas cosas que había dejado sin resolver allí. 
Estuvo acompañado por Chiri en este viaje, y visitar muchos lugares en Yamato, incluso fuimos a la parte más profunda de Yoshino, donde escribió:

En estas gotas de rocío 
Déjame lavar como ensayo 
El polvo de este mundo.

Comenzó su viaje, vestido con su abrigo marrón habitual y llevaba un sombrero de corteza de ciprés, escribió un poema sobre "la gravedad del ruido del granizo golpeando" en contra de su sombrero. 
Sin embargo, muchas personas en el camino trataron de ayudarlo durante su viaje, sabiendo que era un famoso poeta y que sus poemas eran realmente para ser alabados, por lo que en un poema, que se comparó con Chikusai
De hecho él plodded adelante en su vida así como así curandero famoso dotado de talento poético, hasta que todo el mundo empezó a admirar nuestro maestro y lo consideran como el creador del estilo 'true'. Mucha gente de las aldeas y pueblos cercanos vinieron a caballo para invitarlo a quedarse con ellos, y él no tenía un solo día de descanso a su mente. Esto consume gran parte de su tiempo y energía que al fin cayó enfermo, como muestra el siguiente poema:

Un ganso enferma caído, 
que dormitan en Katada 
En mi errante.

Sin embargo, sus amigos en Otsu y Zeze cuidaban muy bien hasta que nuestro maestro recuperó su salud y disfrutó de estancias cortas en Genjuan Cottage y el Templo Gichuji. 
Pasó algunos años visitando famosos lugares de interés en los alrededores, infundiendo su mente con su belleza.

Anteriormente, nuestro maestro había estudiado Zen bajo Buccho Sacerdote del Templo Konponji. 
Se hizo famoso por ser el único heredero de la doctrina de su maestro, y su determinación es inquebrantable como el hierro.
Ahora, en su vejez, su estilo poético se ha vuelto tan duro y seco que sus poemas, naturalmente, nos recuerdan lo mejor de la obra de Saigyo en Sanka Shu
No era de extrañar que a veces se elogió como Tu Fu de haikai. Nuestro maestro era pobre pero era amable con sus amigos, así que era muy popular, incluso en las fiestas del té, y la palabra-juegos ingeniosos de Sokan que nuestro maestro habló de formar parte de su propia enseñanza. 
Por lo tanto muchas personas imitaron el estilo llamado "libre" y el estilo de "loco"

Sin embargo, la sinceridad y el genio poético de nuestro maestro se esparcieron como la  fragancia a flores de cerezo, brillaban como la luna, se extendió como semillas de sauce, y volaron como copos de nieve.

Después de haber dormido en un barco en la Suma y Akashi, y después de haber visto la salida del sol sobre la isla de Awaji, nuestro maestro realiza su personal para unirse a Noin Kisagata, Kenko en las montañas de Kiso, Saigyo en Futami, Jyakuren en el Monte Kova, Sogi y Soco en la provincia de Echigo y Kensai a su casa de campo en Shirakawa. 
Estas personas estaban ya muertas, pero para nuestro maestro, estaban vivos, y sus imágenes vivientes invitados y le instaron a visitarlos. 
En resumen, incluso en sus andanzas, nuestro maestro tenía un propósito que le hizo mirar hacia los cielos lejanos con esperanza.

Durante más de diez años, él hizo uso constante de su personal y el sombrero. Si se quedaba en un lugar por más de diez días, decía que los dioses de la carretera le hacían tener su mente inquieta. 
Una vez escribió:

Un rover sin hogar 
y un móvil pies más calientes, 
ambos igualmente inquieto.

Cuando nuestro maestro escribió esta hokku, que tenía en mente el siguiente waka por Priest Jichin:

En el mundo errante 
Un vagabundo duerme con la cabeza 
sobre una almohada de hierba, 
viendo en su adormecida 
Un simple sueño dentro de un sueño.

Los viajeros que  se sabe que han muerto en el camino, pero nuestro principal pensamiento poco de ellos y decidieron dejar en su cuarto viaje, escribir el siguiente poema cuando salió de su casa de campo en Fakagawa:

Una curruca se queja 
de su edad en un matorral, 
Bamboo brotando.

Sus amigos lloraron al ver que se iba, pero él les dijo que mucha gente estaba expresando su deseo de verlo. Llegó a su pueblo natal en la provincia de Iga y nos alojamos en una cabaña allí, disfrutando de un tiempo de un período de descanso,pero  buscó una excusa y una vez más a salió a la carretera.

Pronto los dioses de la carretera parecían haberle dado una buena oportunidad. 
Nuestro maestro fue invitado por unos amigos que viven en la provincia de Tsu para pasar el invierno allí. Ellos deseaban mostrarle su país, sabiendo que él tenía una mente atenta a tanta belleza. 
En septiembre, el veinticinco nuestro maestro recibió una amable invitación de Kyokusui, un hombre que vive en Zeze. En respuesta a esto, nuestro maestro escribió:

Nadie más que yo 
transita por este camino en la oscuridad, 
El final del otoño.


Nuestro maestro era probablemente consciente de que este camino lo llevaba.

Pronto cayó enfermo, pero todo el mundo piensa que su enfermedad había sido causada por el viento frío de las montañas de Iga, que había hecho su cama  de papel mojado, y por los hongos comunes que eran demasiado pesados ​​para el estómago. 
Así que le dieron su medicina habitual. 
Pero en realidad estaba sufriendo de envenenamiento de las aguas, y fue confinado a la cama en la noche del último día de septiembre con diarrea frecuente. 
Estaba tan débil que no era capaz de hablar y sus manos frías como el hielo. 
La noticia de su terrible enfermedad alcanzó Kyorai, que llegó a toda prisa de Kyoto. 
De Zeze vino Masahide y de Otsu vino Bokusetsu, Otokuni y Joso
Pronto se les unieron Riyu de Hirata. Junto con Shiko y Izen, estos discípulos deploraron su condición y le susurró su preocupación.

Nuestro maestro no mostró signos de trastorno mental. 
Él les dijo a todos que se mantuvieran alejados a causa de las frecuentes visitas que tenía que hacer al baño. Debe de haber escuchado las oraciones de sus discípulos a través de la pared, para despertar de su sueño,  les dijo: "Acabo de despertado de un sueño vano", y les dio el siguiente poema:

Enfermo de viaje, 
Vueltas y vueltas al campo marchito 
Mi sueño sigue itinerante.

Luego le preguntó si no sería mejor decir:

Vueltas y vueltas al campo marchitado 
mis sueños mechas mente.

Este poema de una manera expresa ilusiones profundamente arraigadas en su mente, pero su fuerte apego a su arte y su determinación de dedicarse a la poesía les transmitió a  todos a una profunda tristeza. 
En octubre, el octavo, sus discípulos le escribieron los poemas siguientes, por la sensación de ansiedad sobre su futuro.

Poemas de oración por su felicidad
Para el reposo mental, 
Limpiamos las manos sin agua, 
Para hacer dioses a venir. Bokusetsu
El frío cielo barrido por el viento, 
miro hacia él una vez más, 
oír el grito de la grúa. Kyorai
Luz del pie hecho 
en su vuelo a través de bosques de bambú, 
un reyezuelo que pasa. Izen
Cuando llega la primera nevada, 
yo le llevará de la mano 
a la ermita Sada. Masahide
Dioses ausentes de este mes, 
tenemos que depender del viento 
que sopla a través de los pinos. Shido
Situado en lo alto de la percha, 
su cara se vuelve impedimento. 
Un halcón de caza. Kako
Estoy favor de escuchar 
una llamada para un calentador de pies 
Rompiendo mi sueño. Shiko
Un ramo de narcisos 
traído aquí por un mensajero 
lo levanta de su cama. Donshu
Una bandada de gansos salvajes, 
Sus gritos débiles sobre la colina 
Compitiendo entre sí. Joso
Su rostro se ve mejor 
de lo que hizo el día anterior, 
crisantemos tardíos. Otokuni

Esta fue la última ocasión de festejos antes de su muerte.

Es cierto que nuestro maestro dijo que iba a seguir tomando el medicamento que Bokusetsu le había proporcionado hasta el último momento. 
Era la única ayuda que tenía. Estaba tan avergonzado de su condición sucia que a sólo dos hombres se les permitió que le ayudasen en la cama. Eran Donshu y Shara, dos seguidores de Shido, que era un hombre pobre, pero cuyo amor sincero por nuestro maestro fue muy apreciado por él. 
Es por eso que se les permitió a estos dos hombres a asistirle.
 Ellos estaban muy contentos de jugar su papel y lo cuidaban muy bien, pero en realidad estaban muy apesadumbrado al verleo confinado en su lecho de muerte. 
Sus discípulos, de acuerdo con sus respectivos medios, le dieron diferentes cosas: por ejemplo, una nueva túnica de cáñamo para sustituir a la antigua que estaba sucia o un camisón ricamente bordada para reemplazar su viejo, que era demasiado delgada como para mantenerlo caliente. 
Fue realmente un honor para todos sus discípulos que trataron de ayudar de una manera u otra.

Nuestro maestro pasó octubre, la novena y la décima en estado grave, pero  preguntó por mí, y escuchando de Otokuni que estaba en las proximidades de Tannowa en la provincia de Izumi, me envió una carta, diciendo que  ansiaba verme. 
La carta, sin embargo, no pudo ponerse en contacto conmigo en el tiempo. 
Me embarqué en un barco junto con Gano y Kio y disfrutamos de las vistas a lo largo de la costa de fukei, pasé la noche en Sakai. 
Llegué a Osaka en la noche de la undécima y al preguntar por mi maestro, me dijeron que estaba en mal estado. 
Así que me fui de inmediato a verlo en su lecho de enfermo. 
Hablamos nuestros pensamientos inexpresables en voz débil, sintiendo que era el dios de Sumiyoshi que nos había reunido, apreciando nuestra devoción a través de los años.
Yo también había orado en Wakanoura para la salud de nuestro maestro, y había pedido al dios misericordioso de Aridoshi abstenerse de infligir la desgracia sobre él. 
Así que no había tenido la premonición de su enfermedad, pero ahora al verlo en la cama, no pude dejar de de llorar. 
Me puse en cuclillas junto a la cama de mi maestro, pero Kyorai y Shiko me hacían señas con las manos para que me fuera. 
Al salir, mi maestro y trató de recuperar la compostura. 
Sentado un poco mejor,  miré a la cara enferma de mi maestro. 
Parecía casi muerta, y la lluvia que cayó constantemente sólo agravó mi dolor. 
Así que escribí:

Cómo me gustaría llamar a 
una grúa blanca de fukei, 
pero para esta lluvia fría.

Traté de consolar a mi maestro con este poema de oración por su larga vida.

Nuestro maestro dijo en tono de broma, "Genjuan, donde encontré mi primer pilar en un árbol pasania, es demasiado lejos de toda morada humana, yo preferiría tener mi tumba al lado del Señor Kiso." 
Estas palabras, más tarde se convirtieron en una herencia entre sus discípulos. 
Nuestro maestro era de la misma opinión que Saigyo, que deseaba morir bajo la luna llena en el segundo mes de la primavera. 
Constantemente pensaba en su final y escribió poemas que expresan sus premoniciones de muerte. 
Por lo tanto, no tuvo que escribir ningún poema de despedida en su lecho de muerte.

Sus discípulos se reunieron alrededor de una olla de fuego de carbón para calentar la medicina que no estaba teniendo ningún efecto. 
Mientras vigilaban, escribieron los siguientes poemas sobre las cenizas de la olla del fuego:

Agachado junto al fuego 
Hervimos la medicina para él, 
sentirse terriblemente frío. Joso
Confinado por el invierno, 
Bebemos lo que queda 
de su medicina. Kyorai
Dormir en una cama 
Cada tira de la manta para sí mismo, 
la risa general. Izen
Dijo que me fuera, 
me parece la habitación de al lado 
frío insoportable. Shiko
Nuestros pensamientos todos como uno, 
nos desean cuidarlo toda la noche, 
nuestra penitencia invierno. Masahide
Por mucho que decidimos 
que cocina la avena con verduras, 
cuidándolo durante toda la noche. Bokusetsu
Somos sus hijos, 
y llorar como bolsa de gusanos de frío lamentan 
la ausencia de su padre. Otokuni

Hacia las cuatro de la tarde del duodécimo, nuestro maestro falleció. 
Su rostro muerto era hermoso, como un rostro dormido. 
Cubrimos su cuerpo y lo pusimos en un gran cofre. 
Entonces nos vestimos nosotros mismos como comerciantes que transportan sus mercancías, y, poniendo el cofre en un barco por el río, navegamos, diez de nosotros juntos, Kyorai, Otokuni, Jyoso, Shiko, Izen Masahide, Bokusetsu, Donshu, el hijo de Jutei llama Jirobei, y yo
Bajo gotas del rocío nocturno, similar a las que descendían del techo ráfaga de nuestro barco, nuestro maestro debió haber dormido muchas veces con las mangas frías. 
No sabíamos cuántos, nos dijimos, y hablamos en pequeñas voces acerca de la conexión milagrosa que tuvimos con él. 
Todos nos sentamos como sacerdotes en la meditación y rezamos oraciones por él, recordando las palabras preciosas y advertencias suaves con que nos había enseñado a través de los años. 
Ahora que lo habíamos perdido, esta gran luz en el arte del haikai, pensamos que debíamos que  recordar sus enseñanzas como si fueran sus reliquias, y repetimos viejos cuentos acerca de él, con el anhelo de su presencia en nuestros corazones.

Nuestro maestro no tenía domicilio permanente y viaja en todas las direcciones, invitado por sus amigos, si él había muerto en Matsushima, en el norte profundo o en el monte. 
Hakusan en la provincia de Echizen, que no habría sido capaz de hacer alguna cosa por él, excepto para expresar nuestro pesar por la triste noticia, pero en este caso, podríamos protegernos del viento, sentados cerca de sus restos. 
Estaba pensando acerca de sus discípulos que no eran tan afortunados como nosotros, cuando las aves comenzaron a despertar, y pronto, al contar los golpes de la campana del templo que comenzó a sonar, llegamos a Fushimi.

Transladamos los restos del maestro de Fushimi al Templo Gichuji, donde su funeral se realizó con solemnidad y sinceridad. 
Sus discípulos, la gente de diferentes rangos altos y bajos, vinieron de Kyoto, Osaka, Otsu, y Zezé, porque sinceramente deseaban rendir homenaje a su maestro amoroso. 
Más de trescientas personas asistieron al funeral, sin haber sido invitados. 
Su túnica blanca y otras cosas necesarias fueron cosidas por dos damas, Chigetsu y la esposa de Otokuni.

Después del funeral, Chokugu Sacerdote del Templo Gichuji, nos llevó a un pequeño montículo y lo enterró, como nuestro maestro deseaba , junto a la montaña de Dios Kiso, un poco detrás de la puerta del templo, cerca del lugar  al pie de un viejo árbol de sauce  . Nos pareció que había una conexión misteriosa entre Lord Kiso y nuestro maestro, así que hicimos graves similares de nuestro maestro en la forma a la tumba del Señor Kiso, y construyó una simple ronda de cercarlo. 
También plantamos por amor de su nombre de una acción de árbol torneo que se había marchitado en tiempo frío.

Nuestro matrimonio tenía un amor particular por lugares pintorescos. Su tumba está adornada por el Monte. Nagara y el monte. Tanokami y las olas del lago Biwa que llegan hasta la puerta del templo. 
Los barcos que van a dejar sus huellas en el agua, que nos recuerda el corto lapso de nuestra vida. 
Ciervos en las rutas de leñadores, 
los gansos salvajes volando sobre casas de campo, 
la luna brilla sobre el lago - 
todos estos añadieron belleza a la tumba. 

Me pareció que este sitio no fue elegido para su tumba por mero capricho.

La mayoría de sus discípulos se quedaron  después de su funeral por siete días, y luego se fueron a su casa. 
Me quedé más tiempo, hasta que se llevó a cabo una reunión conmemorativa en la que varios poetas se reunieron para componer un verso encadenado en su honor. 
Considero que es mi singular buena fortuna que he sido capaz de hacerlo, y simpatizar con los discípulos que no pudieron asistir a su funeral, he escrito este relato de sus últimos días, aunque en realidad me considero demasiado tonto como para emprender tal una tarea. 
Estoy esperando que el viento se lleve este trabajo mío a los lugares lejanos, y que aquellos que desean recordar a nuestro maestro se inclina a decir más oraciones por él después de leerlo.

Escrito por Shinshi y se colocó por debajo de placa conmemorativa de su maestro en el templo Gichuji en Awazu.

Un sombrero para cubrir 
el cuerpo de nuestros maestros, 
hojas secas pampas.




Una copia de este folleto se puede obtener directamente de Nobuyuki Yuasa, Regalia 1118, 7-32-44 Fujimicho, Tachikawashi, Tokyo 190-0013, JAPÓN. 
Por favor, incluya un giro postal por 1500 yenes para cubrir los gastos de envío. Un archivo de audio de la renku conmemorativa aparece en la columna Renku de esta edición.

                                                                         
Takarai Enomoto Kikaku

                                                                                                                

Fuente: